Image default

Juntos por el Cambio analiza una interna abierta con derecho de admisión

Al Frente de Todos le faltan dos votos en Diputados para avanzar con la suspensión de las PASO. Primer borrador con mecanismo anti-infiltrados.

El temor ya no es infundado: lo que eran meros rumores se convirtieron en opiniones públicas del oficialismo con nombre y apellido, lo que llevó a a la oposición a hacer una serie de cálculos que hicieron sonar todas las alarmas. Un primer poroteo legislativo le da a Juntos por el Cambio (JxC) que el Frente de Todos (FdT), si quiere avanzar con un proyecto de ley, está a apenas dos votos de suspender en 2023 las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), al menos en la Cámara de Diputados. En el Senado, con la prédica de la Liga de las provincias, el camino estaría aún más allanado. Por eso la coalición activó un plan de contingencia que ya cuenta con un borrador inicial, según pudo reconstruir Letra P, para llevar adelante un interna propia para dirimir sus candidaturas.

La idea empezó a ser imaginada la semana pasada, cuando las espadas legislativas de los tres principales partidos de la alianza (el PRO, la UCR y la Coalición Cívica) llegaron a la conclusión de que el oficialismo no sólo estaba generando un operativo clamor para suspenderlas sino que era objetivo conseguible. Sin PASO, en JxC ven con buenos ojos llevar adelante una interna presidencial bajo las mismas reglas que acordaron para dirimir las candidaturas en las provincias en las que las primarias no se encuentran habilitadas, pero con una pequeña diferencia. El asterisco de la promoción es que para los comicios nacionales se permitiría que voten personas que no están afiliadas a los partidos, con un mecanismo anti-infiltración gracias a una cláusula de derecho de admisión.

La principal preocupación de las figuras de JxC es la intromisión del peronismo en su eventual interna, con votos de afiliados a otros partidos o militantes del oficialismo que, al final de día, podrían imponer la victoria del aspirante menos competitivo para las generales, o la figura que le resulte más cómoda de enfrentar para el FdT. El método para evitarlo no está pulido aún: una opción es que cada persona que quiera participar, se anote con anticipación en una lista, a la espera de ser aprobado para poder votar.

“Hay que tener un sistema bien definido en el caso de que se suspendan las PASO para que no explote por los aires JxC”, le advirtió a Letra P uno de los diputados que está metido de lleno en el armado del plan de contingencia. El riesgo es que, sin herramienta para dirimir una interna que viene tomando volumen , la coalición se desintegre por el camino. 

Como contó Letra P, en JxC coextisten dos posturas antagónicas. Por un lado, están quienes quieren que todo se dirima en el seno de los partidos porque tienen una mayor capacidad para incidir en sus respectivos aparatos, que es el caso del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; y por el otro, quienes presionan para que sea la sociedad la que decida, ya que apuestan a su imagen o intensión de voto, tal como sucede con la titular del PRO, Patricia Bullrich, y el diputado Facundo Manes.

Para evitar una ruptura, sin PASO por ley, todos los caminos conducen a permitir que personas que no están afiliadas a cada uno de los partidos de la coalición voten en unas internas abiertas. Aunque eso, según sus propios impulsores, no evitaría del todo la “cancha inclinada” que permite tener el control de la estructura partidaria. “Todo lo que se habló y se va a hablar parte de un escenario hipotético. Lo que no quita que estemos preparados”, agregó un senador radical que no escondió su preocupación de que en la oposición se reedite un escenario similar al que tuvo el peronismo en 2003 cuando, por la decisión del expresidente Eduardo Duhalde, hubo tres listas peronistas que compitieron en las generales.

Por Gonzalo Prado-Letra P