Chubut Para Todos

Jorge Yoma: “Los Menem que hay en el Gobierno son el contrasentido de Carlos en términos políticos”

El político riojano, primo de Zulema Yoma, la exesposa de Carlos Menem, considera que el presidente Javier Milei no tiene un plan de gobierno y es crítico con los integrantes de la familia Menem que forman parte de la actual gestión. Pide un peronismo organizado y reconciliado con el pueblo.

El político riojano Jorge Yoma, primo de Zulema Yoma, la exesposa de Carlos Menem, fue constituyente, ministro de Gobierno en La Rioja, senador, diputado, embajador en México y en Perú.

Critica duramente al presidente Javier Milei, del que dice que no tiene plan de gobierno, y a los integrantes de la familia Menem que forman parte de la actual gestión. Sobre el peronismo, dice que tiene que organizarse y reconciliarse con el pueblo y que tanto Cristina Fernández de Kirchner como Sergio Massa tienen que formar parte del proceso.

Mile lleva ya más de seis meses de gobierno y reivindica que está haciendo el ajuste más grande de la historia de la humanidad. Hace un show permanente en el que dispara contra la casta, contra la dirigencia política. ¿Qué es lo que más te sorprende de él?

–Primero tiene que asumir la presidencia, porque la verdad es que lo único que hizo estos seis meses es andar por las sectas conservadoras de todo el mundo recibiendo premios raros. Se comporta todavía como un panelista y la verdad es que todavía no asumió la presidencia. Lleva seis meses y no visitó una sola provincia como presidente en función de Estado. No se reunió con ninguna cámara empresarial, con ninguna cámara de productores. No se le conoce agenda en el país. No se sabe con quién se reúne, a quién recibe. No se reúne con gobernadores para tratar temas de cada provincia. Así que creo que todavía no asumió la presidencia. Delegó el manejo de la economía en una persona como Caputo, que tiene una larga lista de fracasos y de problemas en el manejo de la economía y que un poco nos llevó a la situación que vivimos ahora, un nivel de endeudamiento que es insoportable y que nos está costando y va a costar a generaciones de argentinos recomponerse y que se sigue endeudando. Creo que le pasan diariamente datos usando el lugar común este del diario de Yrigoyen, los datos que él quiere ver, que la inflación está bajando, pero está bajando la inflación, claro, con una caída de la actividad del 30%, con un una suba del desempleo, que ya estamos en dos dígitos. Y, claro, los precios en la Chacarita o en la Recoleta o en el Jardín de Paz no suben porque no hay nadie, porque están todos muertos. Hay un cierre de pymes, cierre de empresas, cierre de comercios, datos que no se reflejan en las estadísticas porque hay mucha economía informal. Si trabajás en negro te despiden, te toman y te despiden sin que figure en ningún lado. Entonces todo eso está pegando duramente en la actividad económica. Impuso este ridículo freno a la obra pública, que cayó en 90% en la Argentina. Y la verdad que no se entiende. Este plan económico que es el de cerrar la actividad más que en la pandemia, más que en el 2020, donde el Estado no cumple ningún rol, la verdad que como plan es suicida y creo que vamos camino a un conflicto social muy, muy grande, si es que el Presidente no toma conciencia primero de que es presidente y segundo que tiene que comenzar a ver lo que está pasando en la realidad en la Argentina, más allá de la Quinta de Olivos y Ezeiza.https://open.spotify.com/embed/episode/2gLM3g5DUxm67mh2m9HN31?utm_source=generator

¿Cómo se explica que haya llegado a presidente? Mucha gente dice: bueno, era el menos malo. ¿Tuvo alguna virtud? ¿Interpretó bien algo? ¿Fue una carambola de la historia?

–La pandemia fue muy dura. Son pocos los presidentes que sobrevivieron a la pandemia. Bolsonaro, Trump, Alberto Fernández. Se llevó puestos a muchos presidentes porque hubo un año y medio donde el país estuvo cerrado, donde hubo miles de desempleados, donde la gente quedó sin protección social, sin empleo, sin posibilidades de pequeños, medianos comerciantes, cuentapropistas. Un millón de chicos que se fueron del sistema educativo. Con lo cual creo que esos efectos de la pandemia, más allá de algún mal manejo que hubo, hizo estragos en el sistema político y obviamente apareció este hombre disruptivo insultando a todo el mundo, con un discurso que era atractivo pero porque insultaba todo lo que estaba, porque le dio voz al enojo social. Para la gente después de semejante crisis y de caída en su nivel de vida que significó el encierro, la cuarentena, obviamente que Milei fue el vocero de toda esa bronca, de toda esa ansiedad, de toda esa angustia. Y llegó por eso. Bueno, vamos a votar este tipo que los está insultando a todos. Lo que pasa es que luego tenés que tener un plan de gobierno. Y este hombre no tiene plan de gobierno, no tiene proyecto de contingencia. Lo único para él, que lo dice, es el equilibrio fiscal, que es insostenible. Ya todo el mundo le está pidiendo devaluación, porque la inflación se comió la devaluación que hizo él. Los mismos actores de la actividad económica. Estos días la Cámara Argentina de la Construcción sacó un documento muy duro con lo que fue la caída de la actividad, con lo cual el único programa que él tiene es que le cierren las cuentas que le pasa Caputo todos los días en la planilla de egresos e ingresos de la Administración. Y eso no es un plan de gobierno.

Milei reivindica a Menem. Le hizo incluso un homenaje en la Casa Rosada, puso el busto del expresidente en la Casa Rosada con parte de su familia, con algunos exfuncionarios de la década del 90. Dice que fue el mejor presidente de la historia. Y te escuché decir “Milei exacerba lo peor del menemismo y disimula sus virtudes”. ¿Por qué dirías que Milei no tiene nada que ver con Menem?

–Primero, por cómo llegó Menem. Menem llegó dando mil vueltas a la Argentina. Hasta en los pueblos más humildes, más chiquitos, de la Argentina más profunda, ahí anduvo Menem construyendo su legitimidad social, su legitimidad política. Y llegó enfrentando a todo el sistema político. Una vez que llegó a presidente, lo primero que hizo es olvidarse de viejos rencores y convocó a todo el mundo a la unidad nacional. Y su presidencia fue convocar a la unión de los argentinos. Y tal fue así que cuando pudo estabilizar la economía con el plan de convertibilidad, se reunió con Alfonsín, la principal oposición, con el radicalismo, y diseñaron una nueva Constitución. Le dieron al país una nueva institucionalidad en el 94 en la Convención de Santa Fe. Y ahí estuvo representado todo el arco político de la Argentina y votando la nueva Constitución. Un hecho inédito en la historia argentina. Las constituciones fueron producto siempre de los vencedores sobre los vencidos. Empezando por la Constitución del 53. Fue una imposición de los vencedores de Caseros sobre Rosas. Luego la de 1860, después de Pavón. Luego la del 49, que la votó solo el peronismo. La única Constitución que surgió por el acuerdo unánime de todo el sistema político y un consenso realmente magnífico fue la Constitución del 94. Y eso fue el mérito de dos grandes estadistas que fueron Menem y Alfonsín. Esa parte de Menem Milei no la conoce. Es todo lo contrario. La construcción del consenso. Milei lo único que sabe es insultar y de su boca, que es una cloaca, uno nunca sabe qué va a salir. La parte que él tomó de Menem fue la segunda presidencia cuando ya la convertibilidad comenzó a tener problemas, comenzó a tomar deuda para poder sostener el 1 a 1, perdió competitividad la economía argentina, comenzaron a cerrar empresas como consecuencia de la apertura de las importaciones, subió el desempleo. Creo que la falla de Menem fue que él pensó más en una tercera presidencia que en ordenar o por lo menos reacomodar lo que se estaba desordenando y que fue un éxito, la convertibilidad. Por eso digo esta parte del plan económico de Milei, que es cerrar la caída en la actividad, la pérdida de competitividad de las empresas, el desempleo, digamos, que fue el problema que tuvo la segunda presidencia de Menem, esto es lo que él toma.

–Muchos dicen: para tratar de entender de dónde viene Milei, qué representa, qué intereses, qué programa tiene, se lo compara a veces con Menem, se lo compara también con Macri. Y mencionabas a Luis Caputo, pero hay otros exfuncionarios del macrismo que hoy tienen roles importantes en el gobierno de Milei. ¿Pero vos dirías que lo de Milei es parecido o es distinto a lo de Macri?

–Es una reunión de fracasados con antecedentes importantes en la política argentina: Sturzenegger, Caputo, Bullrich. A Bullrich le debemos que hoy las fronteras argentinas estén desguarnecidas porque le entregó la Policía Federal a Macri en la Ciudad de Buenos Aires y sacó a la Gendarmería de las fronteras para hacer reprimir manifestaciones acá. Mientras tanto, las fronteras nuestras son un colador para la trata de personas, para el narcotráfico, porque la Gendarmería está haciendo las veces de Policía Federal. A Bullrich le debemos desde la Alianza de la época De la Rúa. Son una larga lista de fracasados y fracasados que generaron conflictos serios.

Porque a Macri se le escucha decir: “A mí me hubiera gustado hacer lo que está haciendo Milei”

–Bueno, se iba antes (risas).

Que no le dieron el instrumental, que no le dieron el apoyo, que él no se animó, que la sociedad no estaba para eso.

–Una vez hablando con el presidente, cuando fui propuesto por el bloque peronista del Senado para ir como embajador a Perú (me propuso Pichetto y el bloque peronista del Senado me votó por unanimidad), fui a agradecerle a él la designación como embajador y conversamos ahí un rato. Y yo le dije: Mirá, tenés que mostrar que sos el presidente, porque estás en medio de un tiroteo interno, con la Coalición Cívica, con los radicales. Y le transmití cómo fue la experiencia de Menem en medio de una situación conflictiva como fue tomar el poder antes de tiempo y la caída de Alfonsín y cómo construyó. “Sí”, dice, “pero Menem tuvo una suerte que yo no tuve y es que los tuvo a los radicales en contra” (risas). “Yo los tengo conmigo”. Obviamente creo que a Macri le faltó ejercer el poder. Él cayó en medio de los conflictos internos y no supo ejercer el liderazgo. La Argentina es un país de caudillos. Los mejores tiempos de la Argentina fueron con liderazgos claros, sólidos, con caudillos. Somos un país de caudillos, empezando por Roca, Yrigoyen, Perón, Carlos Menem, Alfonsín en la recuperación democrática, Kirchner, Cristina. Fueron liderazgos sólidos y fueron los mejores tiempos de la Argentina. Ahora, cuando tuvimos problemas fue cuando hubo estos experimentos de gobiernos de coalición con la Alianza de De la Rúa, con Cambiemos, en donde no estaba claro quién mandaba. No había poder, no había liderazgo y obviamente fracasaron. Y es lo que va a pasar ahora, porque Milei no ejerce ningún liderazgo, no le interesa. A él le interesa que le den premios no sé en donde, esos premios raros que está recibiendo, pero no hay liderazgo, en el gobierno no hay liderazgo. Solo la planilla de egresos e ingresos en la administración. Y eso no es un programa.

A 50 años de Perón, el peronismo está en un momento de ebullición, de discusión, está en la oposición. Sé que te volviste a ver con Cristina, que recién la mencionabas. ¿Cómo te imaginás que se sale de esta situación? ¿Qué lugar le asignás a Cristina en lo que viene para el peronismo?

–Creo que el peronismo está en un estado deliberativo. Nosotros vamos a tener la reorganización del partido y del movimiento ahora en septiembre, octubre. Lo ideal sería que haya una movilización en todo el país y que quien quiera llevar adelante su liderazgo se presente y votemos, que votemos los peronistas. Somos el partido más grande de América Latina. Tenemos más de 3 millones de afiliados. La Argentina necesita a un peronismo organizado y el peronismo necesita reconciliarse con la sociedad, reconciliarse con el pueblo, con nuestra base social con un liderazgo y un proyecto renovado de país, más que todo después de lo que va a ser, seguramente, por el rumbo que toma la Argentina, después de lo que va a ser la presidencia de Milei. Así que creo que el peronismo le debe a la Argentina un proceso de democracia interna. Y ahora todos los actores están jugando. Salió Quintela de mi provincia.

Estás trabajando muy cerca del gobernador de La Rioja, de Ricardo Quintela.

–Que anda dando vueltas, que en su proyección nacional es un tipo que que es importante porque desde una provincia tan chica y por ahí tan dependiente de la Nación, se plantó con mucho coraje y está dando su visión de la Argentina. Kicillof está dando vueltas. Anduvo por Santa Fe, que no es un dato menor visitar Santa Fe para un gobernador de la provincia de Buenos Aires. Va a La Rioja. Quintela lo invitó creo en julio, en los primeros días de julio va a La Rioja y no sé si va a Catamarca. Está caminando Kicillof. Cristina es un dato incontrastable. Cristina habla desde la baldosa que ella tiene en el Instituto Patria y lo que ella dice llega y llega fuerte abajo. Abajo, en la base social del peronismo. Y cuando estuve con ella le planteé mi visión. Mi humilde visión es que ella tiene que involucrarse en este nuevo proceso de reconstrucción de la confianza del pueblo hacia el peronismo. Massa: creo que hace falta que nuestro último candidato presidencial, que además tuvo razón en todo lo que dijo en la campaña electoral y que tiene potencial y capacidad para liderar, salga también a hablar y que salga a caminar y hablar con la gente que lo votó.

¿Por qué no aparece Massa?

–Cada uno maneja sus tiempos. En eso hay que ser justos. Yo estuve con él hace unos días y le dije a él cuál era mi visión. Nosotros los peronistas estamos esperando que él salga a hablar y que salga con mucha fuerza, porque fue nuestro candidato presidencial y porque se dio lo que él decía. Y hubo más de 10 millones de argentinos que lo votaron, que no es poco, casi el 45% de los votos. Así que esperemos que Massa también se involucre en este debate interno que está teniendo el peronismo. Ya no como Frente Renovador. Yo creo que esto ya nos convoca al peronismo en su conjunto, más allá de los sellos que cada uno tiene.

Saliste a cruzar fuerte al presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, porque había filmado un video -lo estuve mirando- de alrededor de diez minutos diciendo dónde va la plata de La Rioja. Vos le dijiste: bueno, se sabe que es muy violento el recorte de las transferencias a las provincias en general. También está Lule Menem, que está cerca de Karina Milei, y Eduardo Menem. ¿Cómo impacta en La Rioja que al lado de Milei haya una parte de la familia Menem? ¿Cambia la imagen que había dejado el menemismo en la provincia?

–No, es imposible pensar en llenar el vacío de liderazgo que dejó Carlos Menem por el solo hecho de llevar el apellido. Así que creo que fue una etapa de La Rioja, una etapa de la Argentina, con sus virtudes, con sus defectos, pero que el vacío que dejó él no lo vas a llenar por el solo hecho de llevar el apellido. Creo que están teniendo una actitud en contra de los intereses de la provincia, porque a una provincia que le frenaron toda la obra pública y le están quitando el 40% de los recursos que le corresponden, que están en el presupuesto. Yo mismo patrocino a la provincia, al Gobernador y a La Rioja en la demanda ante la Corte Suprema, porque nos está reteniendo el 40% de los recursos el gobierno de Milei, que es el gobierno de Martín Menen, de Eduardo Menem. Entonces están ellos en una actitud absolutamente de ataque al cuerpo social de la provincia.

Nadie puede pensar que Martín Menem apareció solo de repente apareció en la política. Era un desconocido.

–El mismo fenómeno político que se dio con Milei cuando irrumpió en el 2021, creo que fue, como candidato a diputado. Con la presencia que tuvo arrastró a toda la lista. Sin dudas, Martín se presentó en las provinciales un par de meses antes y salió tercero.

Pero todo el mundo dice que el sostén es Lule Menem, que es un desconocido, pero todo el mundo sabe de una gran trayectoria política.

–Son buena gente. Lule fue el secretario privado de Eduardo de toda la vida. Muchos años en el Senado. No hay una cuestión personal..Es una familia que yo respeto mucho. Ahora, políticamente, creo que están teniendo una actitud en contra de los intereses de La Rioja que eso los coloca en las antípodas de Carlos Menem. A Carlos Menem si hay algo que se le criticaba a nivel nacional era la ayuda permanente que iba hacia la provincia. Ellos, al contrario, desde su posición de poder, están haciendo lo imposible para desfinanciar y son cómplices del desfinanciamiento que está teniendo La Rioja en su obra pública y en sus hospitales, en su salud, en su educación, en la seguridad, en la justicia, que es este 40% de los recursos que está en el presupuesto nacional 2023 y 2024 y que Milei lo retiene de manera ilegal. Esperamos que la Corte de una vez por todas se pronuncie. Así que creo que son el contrasentido de Menem en términos políticos. En términos humanos yo siento el mismo respeto que siempre tengo por la familia del expresidente, pero en términos políticos, la familia del ex presidente son el contrasentido de Carlos.

¿Cómo ves la relación con los gobernadores? Parece que hay un bloque importante de gobernadores, si bien son provincias en manos de Juntos, muchas de ellas, pero que está alineado con Milei. ¿Cuánto dura ese matrimonio de de los gobernadores con la Casa Rosada?

–Lo definió el propio Francos cuando hablando de la ley Bases dijo: no hicimos acuerdos, sino que como no teníamos los votos en el Senado, salió así, pero yo no hice acuerdo con nadie. No hay una vocación de construir una plataforma política sólida que le dé sustento y gobernabilidad a Milei. Lo que hoy es contratar legisladores o gobernadores con distintas prebendas, habilitándole un par de obras o mandándolo aportes del Tesoro Nacional, unos pesos, a un intendente o a un legislador para el voto de esa ley. Y eso no le sirve para nada. Con lo cual no veo que los gobernadores, tipos como Pullaro o como Llaryora, que son tipos importantes, no los veo alineados con el gobierno de Milei. Es más, hace unos días fueron las elecciones en Río Cuarto. Sacó el 1% de los votos, creo, el partido de Milei y ganó el partido de Llaryora, la alianza Hacemos por Córdoba. Así que yo creo que la elección parcial del año que viene los va a enfrentar en Córdoba.

Muchos dicen: si cuestiono a Milei, me pasa factura o caigo en las encuestas en mi provincia.

–Y, sí, hay esa visión de esperar a que siga cayendo en las encuestas, porque no nos olvidemos que hace unas semanas se publicó en el Boletín Oficial el contrato de 15 empresas encuestadoras por parte del gobierno. Gastó no sé cuántos millones de pesos. Cuando vos contratás a consultoras, escriben los números que vos querés. Entonces la verdad es que los gobernadores, que son tipos importantes en sus provincias, están viendo los estragos que está haciendo el plan económico del Gobierno Nacional. Así que yo espero que esta etapa -hace seis meses tuvimos elecciones- es una etapa para tratar de gobernar y están tratando de subsistir en sus provincias frente al ahogo y a la política de ajuste brutal del gobierno nacional. Pero las tarifas se están yendo a las nubes, los servicios públicos, y todo eso, son los gobernadores los que tienen que dar respuesta.

Entrevista realizada por Diego Genoud en su programa Fuera de Tiempo (Radio Con Vos).

Fuente: eldiarioar