Image default

Israel y Líbano firman histórico acuerdo sobre su frontera marítima para la exploración de gas

El presidente libanés, Michel Aoun, y el primer ministro israelí, Yair Lapid, firmaron este jueves 27 de octubre un acuerdo de demarcación de frontera marítima. El pacto, mediado por EE. UU., les permitirá la repartición de yacimientos para la exploración de energía en alta mar y marca una salida diplomática a décadas de hostilidad entre ambos países, técnicamente en guerra.

Acuerdo inédito entre dos países técnicamente en guerra. Sin encontrarse bajo el mismo techo, los líderes de Israel y Líbano firmaron este 27 de octubre el primer pacto de su historia sobre demarcación de fronteras marítimas.

Una acción que acaba con la disputa de larga data relacionada con sus aguas ricas en gas. Tras la firma, ambas naciones se distribuyen valiosos yacimientos de ese recurso en alta mar.

El área en disputa durante años por las dos partes es de alrededor de 860 kilómetros cuadrados en el Mediterráneo oriental, los cuales albergan los campos de gas de Karish y Qana. Con lo pactado, los israelíes podrán explotar el primero y los libaneses podrán explorar, y eventualmente explotar, el segundo.

El compromiso fue alcanzado tras meses de conversaciones indirectas e intermitentes que iniciaron en 2020, con la mediación de Amos Hochstein, el enviado de Estados Unidos para asuntos energéticos.

“Este acuerdo se redactó con la idea de que fuera entre dos países que no tienen relaciones diplomáticas (…) Creo que la buena voluntad y los esfuerzos de buena fe de todas las partes es lo que hará que esto avance”, aseguró Hochstein desde el palacio presidencial libanés, en la ciudad de Baabda, tras recibir el acuerdo rubricado por el mandatario de ese país, Michel Aoun, seguido de la firma en Israel del primer ministro, Yair Lapid.

El representante de Washington aseguró que espera que lo pactado se mantenga, incluso con los cambios de Gobierno en los dos países, tras referirse a las próximas elecciones del 1 de noviembre, en Israel,  y al final del mandato de Aoun, el próximo 31 de octubre.

El acuerdo debe mantenerse “independientemente de quién sea elegido muy pronto como el próximo presidente de Líbano”, remarcó.

Inicia “una nueva era”

Desde Baada, en el oeste del Líbano, donde el presidente Michel Aoun firmó el documento, el negociador de ese Gobierno, Elias Bou Saaba, aseguró que se trata del comienzo de “una nueva era” entre las dos partes; mientras en Jerusalén, el primer ministro israelí, Yair Lapid, describió la firma como un “tremendo logro” y un paso “histórico.

Aunque las dos naciones siguen formalmente enfrentadas desde la creación de Israel en 1948, el acuerdo marcaría un gran avance en sus relaciones.

“No todos los días un país enemigo reconoce al Estado de Israel, en un acuerdo escrito, a la vista de la comunidad internacional”, aseguró Lapid a su gabinete en comentarios difundidos por la televisión local.

Está previsto que el acuerdo ayude a Beirut a salir de su agobiante crisis económica, que ha sumergido a tres cuartas partes de su población en la pobreza.

Además, sería una ayuda para fortalecer la debilitada libra libanesa y posiblemente las nuevas exploraciones aliviarían los usuales y paralizantes apagones en el país.

Durante los últimos dos años, Líbano ha atravesado una grave crisis económica que ha empeorado en medio de una escasez de combustible.

Entretanto, Israel, además de los beneficios energéticos, espera que el pacto reduzca el riesgo de guerra con el grupo militante libanés Hezbolá, respaldado por Irán.

Si bien Líbano e Israel expresaron su satisfacción por haber resuelto una disputa pacíficamente, por ahora las perspectivas de un avance diplomático más amplio no están sobre la mesa.

Por Yurany Arciniegas-France24 con Reuters y AP