Image default

Irlanda del Norte, abocada a elecciones anticipadas tras el constante bloqueo político

Londres deberá llamar a una nueva ronda de votaciones en aras de resolver el bloqueo entre unionistas de la DUP y los republicanos nacionalistas del Sinn Fein.  La cuestión del Brexit y cómo queda la frontera del territorio británico a través de la resolución del Protocolo de Irlanda están entre las principales causas del estancamiento.

Incertidumbre y retrasos en la toma de decisiones. Este es el panorama en Irlanda del Norte, donde se vive un estancamiento político desde las elecciones del pasado mes de mayo. Y es que los dos partidos que lideran la contienda, el nacionalista Sinn Fein y el probritánico Democrático Unionista (DUP), no se ponen de acuerdo para formar un Ejecutivo conjunto, como exige la ley nacional.

La DUP abandonó la formación de Gobierno y desde las elecciones se niega a conformar una dirección conjunta con Sinn Fein, que busca la unión del territorio de la isla de Irlanda y quien ganó la mayoría de los escaños en el Legislativo local en un hecho sin precedentes.

La crisis se sucede en un momento en que los residentes en Irlanda del Norte tienen que enfrentar el alza de servicios básicos como la energía y también los alimentos. El ministro que atiende el territorio por el 10 de Downing Street, Chris Heaton-Harris, anunció la convocatoria de elecciones en un plazo de 12 semanas consciente de que se repetirá el mismo resultado en el que Sinn Fein quedará liderando los escaños.

Sin embargo, Heaton-Harris reconoció que ha habido cambios positivos en las conversaciones que mantienen el Reino Unido y Bruselas para tratar el Protocolo del Brexit aplicable a la región, conocido como Protocolo de Irlanda. “La atmósfera en esas negociaciones ha cambiado totalmente en las últimas semanas, soy optimista y de verdad creo que podemos lograr algo también”, puntualizó.

El ministro recalcó además que hará lo que sea posible para garantizar que los servicios y las financias públicas de esa zona del país sigan en funcionamiento sin el manejo compartido. Por su parte la líder de los nacionalistas del Sinn Fein, Michelle O’Neill, criticó la decisión de retraso de elecciones, una señal que denota, según ella, el “caos” y la confusión que reina en el Partido Conservador del Reino Unido desde hace meses. O’Neill acusó a Londres de dejar a los ciudadanos de Irlanda del Norte en el limbo.

¿En qué consiste el desacuerdo?

Irlanda del Norte es el único territorio del Reino Unido que cuenta con una frontera física con el resto de la isla de Irlanda, una de las naciones que forman parte de la Unión Europea. Con la llegada del Brexit, ambas partes quedaron en mantener esa frontera libre de controles y puestos aduaneros.

La clave del tema, es que una frontera libre, abierta, es uno de los pilares fundamentales del proceso de paz que finalizó una etapa violenta en Irlanda del Norte. El acuerdo se ha tornado un problema político, ya que el la DUP, los unionistas probritánicos, consideran que los controles socavan su identidad en el marco del Reino Unido.

Después de un estancamiento prolongado, Bruselas y Londres reanudaron conversaciones a principios de este mes sobre cómo solucionar los inconvenientes con el Protocolo.

Según la Unión Europea, este “evita una frontera física entre Irlanda e Irlanda del Norte, posibilitando así el correcto funcionamiento de la economía de la isla en su totalidad y protegiendo el Acuerdo de Viernes Santo (Belfast) en todas sus dimensiones”, y además expone textualmente que “preserva la integridad del mercado único de mercancías de la UE, junto con todas las garantías que ofrece en cuanto a la protección de los consumidores, la salud pública y la sanidad animal, y la lucha contra el fraude y el contrabando”.

Por Rafael Pérez-France24 con  AP, EFE y Reuters