Image default

Ingrid Betancourt: “Mantengo la voluntad de derrotar las maquinarias políticas en Colombia”

En esta edición de La Entrevista conversamos con Ingrid Betancourt, candidata a la presidencia de Colombia por el partido Verde Oxígeno en los comicios que se llevarán a cabo el próximo 29 de mayo. Betancourt es una de las figuras más reconocidas de la política colombiana; fue senadora y ahora aspira al máximo cargo político del país por segunda vez. La primera fue en 2002, un año que marcó su vida al ser secuestrada por la exguerrilla de las FARC, que la mantuvo en cautiverio durante seis años.

Transcurrieron 20 años entre las dos candidaturas a la Presidencia de Colombia por parte de Ingrid Betancourt. En entrevista con France 24, la candidata detalló cómo se ha transformado su visión sobre Colombia y lo que mantiene o ha cambiado desde su candidatura en 2002.

“Comparto la voluntad de cambiar a Colombia, de lograr derrotar a los corruptos y las maquinarias. El mismo tema que era mi bandera en 2002 vuelve a ser el mismo tema de 2022. Hoy la corrupción sigue infiltrando las campañas”, afirma.  

Ingrid Betancourt estuvo seis años secuestrada por la extinta guerrilla de las FARC, viviendo así el conflicto armado de una manera muy diferente a otros candidatos. Cuando se le preguntó sobre la implementación de los Acuerdos de Paz en un eventual mandato suyo, la candidata presidencial respondió que “la consolidación del proceso de paz en Colombia es también un proceso de género, pues la guerra la hacen mayoritariamente los hombres, pero pagan el precio las mujeres”, haciendo énfasis en la importancia de la protección a las lideresas en las zonas de conflicto y asimismo el fortalecimiento de instituciones como la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y la Comisión de la Verdad. 

La violencia ha sido protagonista en Colombia durante décadas. Una que viene desde varios frentes: desde asesinatos a líderes sociales, narcotráfico y grupos alzados en armas, hasta la violencia ejercida por parte de las fuerzas de seguridad, que se encuentran en la mira de organismos como la CIDH tras el estallido social del 2021 que dejó decenas de muertos y hasta denuncias de abusos sexuales cometidos por uniformados.

Ante la posibilidad de una reforma a las fuerzas de seguridad, Betancourt dijo que no buscaría un cambio “contra las fuerzas, sino con las fuerzas”, haciendo referencia a que uno de los problemas centrales al interior de la fuerza pública colombiana es la corrupción. 

Sobre las relaciones internacionales de Colombia, específicamente con Venezuela, Betancourt aseguró que el establecimiento de las relaciones con el país vecino se condicionaría a que el presidente Nicolás Maduro entregue las cabecillas de grupos armados que operan en Colombia, como las disidencias de las FARC, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y organizaciones relacionadas con el narcotráfico, que se encuentran resguardados tras la frontera venezolana. 

Ingrid Betancourt fue criticada por un reclamo que realizó en 2010 al Estado colombiano, en el que exigía una indemnización de 6,8 millones de dólares por los perjuicios morales y económicos causados por su secuestro de más de seis años por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). La candidata se defiende de las críticas afirmando que “la compensación es muy importante para cualquier víctima”. Y añade que quiere que “se establezca un derecho para todos los colombianos de ser compensados. Hay 51 millones de víctimas en Colombia y todos merecemos ser compensados”. 

Por último, la candidata presidencial se refirió a la despenalización de las drogas, tema del cual se ha mostrado partidaria. “Es importante que hablemos de un acuerdo regional, desde Canadá hasta la Patagonia, para que podamos despenalizar la droga y acabar con ese negocio en toda la región. Y los recursos que hemos venido malgastando, porque la guerra contra las drogas ha sido un fracaso, los vamos a invertir en nuestros campesinos, que han sido víctimas del narcotráfico, de la violencia y del cambio climático”, concluye.

Fuente: France24