Image default

Francia anunció un nuevo paquete de medidas para detener a la variante Ómicron

La vacunación será obligatoria en Francia a partir del 15 de enero para acceder a actividades de ocio. El Gobierno aprobó el proyecto de ley para que el pase sanitario se convierta en la tarjeta de vacunación. El proyecto será revisado en una comisión de la Asamblea Nacional el miércoles 29 de diciembre para ser trasladado al pleno el 5 de enero.

La sombra de la variante Ómicron sigue oscureciendo el panorama en Europa por su rápida propagación y obliga a los países a reaccionar. En esta sintonía, el Gobierno de Francia se reunió este lunes 27 de diciembre para diagramar los pasos a seguir con un nuevo paquete de medidas que fueron informadas posteriormente por el primer ministro, Jean Castex, en conferencia de prensa.

Dentro de su anuncio sobresale que se descartaron resoluciones reclamadas por la oposición y una parte de los médicos, como postergar el inicio del ciclo escolar o implantar un toque de queda para las celebraciones de Año Nuevo.

Esta vez, las restricciones apuntan a la prevención y a los cuidados para no propagar el virus sin recortar libertades individuales que afecten el comercio, la economía y la vida comunitaria de los ciudadanos franceses. Tendrán efecto desde el lunes por “un período de tres semanas”, aseguró Castex.

Destaca también la generalización del teletrabajo, a partir de la época escolar, como método laboral “para todos los empleados para los que sea posible”, con al menos un mínimo de tres días por semana. La recomendación es que el trabajo remoto sea de cuatro jornadas. La ministra de Trabajo, Elisabeth Borne, tendrá el martes 28 de diciembre un cónclave con interlocutores para especificar precisiones.

Por otro lado, también se verán recortadas las reuniones por la imposición de aforos limitados, los cuales permitirán un máximo de dos mil personas en el interior del establecimiento y hasta cinco mil en el exterior.

Además, quedará prohibido la venta y el consumo de comida y bebidas en eventos deportivos, culturales –cine, teatro- y el transporte público; mientras que, en bares, pubs y cafeterías, solamente se podrá injerir sentado.

Entretanto, Castex también confirmó que se ampliará el uso obligatorio de las mascarillas en el centro de las ciudades, delegando el cumplimiento a los prefectos de cada alcaldía.

También habrá cambios en las herramientas contra el Covid-19

Más allá de las nuevas restricciones para evitar la propagación, Jean Castex también comunicó modificaciones en el plan de vacunación, con el objetivo de acelerar la dosis de refuerzo e inmunizar a la población a un ritmo superior.

Para esto, se estipuló que a partir del martes 28 de diciembre, los franceses podrán ser inyectados por tercera vez pasados tres meses después de haber completado la pauta original. Hasta hoy, debían pasar cinco meses para el refuerzo.

“Bastará con recibir el refuerzo tres meses después de la segunda inyección o de la primera si se ha tenido Covid”, explicó el primer ministro.

Por su parte, en lo concerniente al aislamiento, se “ajustarán” las normas para las personas que den positivo y sus contactos estrechos, dijo el ministro de Salud, Olivier Verán. Sin embargo, “a finales de semana” se conocerán los detalles de la nueva duración para cada caso, aclaró Castex.

Por último, con la finalidad de motivar a los franceses a vacunarse, el Gobierno aprobó el proyecto de ley para que la tarjeta sanitaria se convierta en la tarjeta de vacunación. Castex comunicó que esto también incluye un aumento en las sanciones para los que falsifiquen sus pases sanitarios.

Está previsto que esto entre en vigencia desde el 15 de enero. Para eso, el proyecto será revisado en una comisión de la Asamblea Nacional el próximo miércoles para ser trasladado al pleno el 5 de enero.

Facilitará el acceso a “actividades de ocio, restaurantes y pubs, ferias, seminarios, salones comerciales y transporte interregional”, agregó.

Por Ramiro Cué Barberena y Andrea Amaya Porras- France24, EFE, AFP y medios locales