Image default

Federico Storani cuestionó a los dirigentes macristas que no repudiaron el viaje a Lago Escondido  

El histórico dirigente de la UCR aseguró que “no se puede plantear la vigencia de la República” y al mismo tiempo no manifestarse sobre el escándalo que involucra a jueces, funcionarios y empresarios. Además, se refirió al atentado contra Cristina Kirchner e instó a “tirar de la soga” hasta dar con “el nudo de la cuestión”. “No me satisface la idea de que fue un grupo marginal”, sostuvo.

El histórico dirigente de la UCR Federico Storani cuestionó este lunes a los propios dirigentes de Juntos por el Cambio que no se expresaron sobre el viaje de jueces federales, funcionarios porteños y empresarios periodísticos a Lago Escondido, y la posterior difusión de chats en los que confabulaban para ocultar las pruebas del encuentro.

En Mediodía 750 por AM750, el exministro del Interior durante el gobierno de Fernando de la Rúa señaló que “no se puede plantear la vigencia de la República y hacerse los distraídos con temas como este”. A su vez, señaló que existe un “conflicto de intereses”, por lo que el solo hecho de haber compartido el viaje significa una violación a los códigos éticos.

Federico Storani

“Me llamó la atención que la noticia no tuvo una gran trascendencia y consecuencias posteriores. Para mí es un escándalo mayúsculo. Que haya jueces federales, funcionarios y fiscales que viajen es ya un conflicto de intereses”, sostuvo.

Y añadió: “No podrían haberlo hecho. Y que intenten encubrirlo es prácticamente el compendio de todo el código penal. No se puede plantear la vigencia de la República y hacerse el distraído con temas como este”.

PUBLICIDAD

“Encontrar el nudo” del atentado a CFK

Además, Storani se diferenció de sus compañeros de coalición al referirse a la causa que lleva adelante la jueza María Eugenia Capuchetti y que investiga el atentado a la vicepresidenta, Cristina Kirchner, ocurrido el pasado 1° de septiembre.

“Hay una investigación en curso que se tiene que seguir dando. Hay que tirar de la soga hasta dar con lo que corresponde, con el nudo de la cuestión. El hecho fue gravísimo. De haberse consumado habría puesto a la Argentina en una situación de violencia extrema. No hay duda de que no se puede joder”, apuntó.

Y a tono personal, agregó: “No me satisface la idea de que fue un grupo marginal. Pasó con tantos ejemplos que se pueden dar. Evidentemente, hay que tirar de la soga de la investigación para ver qué hay detrás de esto y actuar con energía. Uno puede tener diferencias, pero la convivencia democrática pasa por el respeto de la vida”.