Image default

Estados Unidos reabrirá sus fronteras terrestres a viajeros completamente vacunados

A partir del próximo noviembre volverá a fluir el tránsito terrestre entre Estados Unidos, Canadá y México, paso congelado desde hace 19 meses debido a la pandemia del Covid-19. Las autoridades estadounidenses anunciaron que el ingreso será permitido a ciudadanos extranjeros completamente vacunados, independientemente del motivo del viaje. Una flexibilización similar está prevista para el mismo mes sobre los trayectos aéreos internacionales.

Terminan 19 meses de las restricciones sin precedentes al transporte terrestre entre Estados Unidos, Canadá y México. Una medida para frenar la pandemia del Covid-19, pero que causó profundos daños a las economías locales e impidió las visitas entre amigos y familiares en ambos lados de las fronteras.

El secretario de Seguridad Nacional de EE. UU., Alejandro Mayorkas, confirmó que las prohibiciones se levantarán a principios de noviembre, aunque para ello las personas que quieran ingresar deben estar completamente vacunadas.

Los legisladores de los estados fronterizos del territorio estadounidense elogiaron la medida. “Desde el comienzo de la pandemia, los miembros de nuestra comunidad transfronteriza compartida han sentido el dolor y las dificultades económicas de los cierres fronterizos terrestres. Ese dolor está a punto de terminar”, señaló el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer.

Durante meses, tanto México como Canadá han presionado al Gobierno de Joe Biden para que alivie las restricciones. Sin embargo, la prohibición se mantiene para los visitantes que no estén inmunizados.

Las medidas también aplicarán a las entradas marítimas con ferry.

Una flexibilización similar fue anunciada desde el mes pasado para los viajes aéreos internacionales con destino a Estados Unidos.

También desde noviembre las autoridades pedirán una prueba de pauta completa de inoculación para quienes procedan de vuelos del exterior y levantará las restricciones de ingreso desde los países de la Unión Europea, Brasil y China.

Aunque Washington ha informado que las restricciones terminan a partir de noviembre, la fecha exacta aún se desconoce y señala que la anunciará “muy pronto”.

“Este enfoque por fases proporcionará tiempo suficiente para que los viajeros esenciales se vacunen, permitiendo una transición fluida a este nuevo sistema”, aseguró un alto funcionario de la Casa Blanca, citado por EFE.

En el caso de los visitantes esenciales, como camioneros o trabajadores de la salud, EE. UU. exigirá a partir del próximo enero que estén vacunados para cruzar las fronteras.

El Departamento de Seguridad Nacional indicó que la Administración se encuentra creando “protocolos consistentes y estrictos para todos los ciudadanos extranjeros que viajan a Estados Unidos, ya sea por aire, tierra o ferry”.

Entre los procedimientos a formalizar se encuentran los casos de quienes recibieron dosis de dos vacunas diferentes, algo común en Canadá.

¿Qué vacunas serán aceptadas en EE. UU.?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, explicaron que EE. UU. aceptará viajeros que hayan sido completamente inoculados con cualquiera de las vacunas aprobadas para uso de emergencia por la Organización Mundial de la Salud. No solo las que son utilizadas en Estados Unidos.

Eso significa que la vacuna AstraZeneca, ampliamente utilizada en Canadá, también será aceptada.

Según los funcionarios, a los viajeros que ingresen en vehículo, tren y ferry se les preguntará sobre su estado de vacunación como parte del proceso estándar de admisión de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU.

A discreción de los oficiales, se verificará la prueba de inmunización de los viajeros en un proceso de selección secundario.

A diferencia de los viajes aéreos, para los cuales se requieren resultados negativos en una prueba de diagnóstico de Covid-19 antes de abordar un vuelo con destino a ese país, no se requerirán pruebas para la entrada por tierra o mar, siempre y cuando las personas cumplan con el requisito de vacunación.

Por otra parte, la Administración Biden aclaró que no se levantan las restricciones para los migrantes que buscan asilo. “Cualquier extranjero que trate de ingresar a Estados Unidos de manera irregular (…) estará sujeto a las restricciones fronterizas, incluida la expulsión”, enfatizó un funcionario.

Según la misma fuente, esa restricción continuará debido a que las condiciones de hacinamiento en las instalaciones de la patrulla fronteriza representan una amenaza de Covid-19.