Image default

“Estaba todo bien, se me nubló la vista”, dijo el joven que mató a su pareja a martillazos

Mario Díaz quedó con prisión preventiva por asesinar a la joven Mariela Palma en Comodoro Rivadavia. En la audiencia de hoy esbozó una defensa, diciendo que no recuerda nada: “Cuando recuperé el conocimiento ya estaba en prisión y con el vendaje de las heridas”, aseguró.

En la mañana de ayer se llevó a cabo en los tribunales del barrio Roca la audiencia de control de detención e imputación de Mario José Alberto Díaz (25), quien fuera detenido en la noche del sábado luego de ultimar violentamente a su pareja Valeria Nicol Palma (21). Díaz, que permanece detenido desde el mismo  momento del homicidio ya que fue encontrado cuando aún atacaba a la víctima, se presentó ante la jueza penal Mariel Suárez. Por el Ministerio Público Fiscal asistieron la fiscal general Mónica García y la funcionaria Cinthia Iglesias, en tanto que la defensa del imputado fue asumida por la defensora pública Lilian Bórquez.

La fiscal García relató los hechos ocurridos en la noche del sábado en el interior de un inquilinato ubicado en la calle Ignacio Rucci 2.083 donde Díaz y Palma residían. Un vecino de la pareja escuchó primero una discusión y poco después no se escuchaba a la mujer y solo se podía oír los golpes secos del martillo en el cuerpo de la víctima. Cuando fue a verlo, este testigo dijo que Díaz atacaba a la mujer a martillazos y que intentó separarlo, pero enfurecido arremetía nuevamente, le pudo quitar el martillo, pero inmediatamente tomó un cuchillo y continúo atacando a la joven que yacía en el suelo herida. Este testigo salió del lugar para llamar a la policía y minutos después cuando llegaron lo encontraron todavía atacando a la mujer que ya estaba sin vida. Seguía apuñalándola con un cuchillo. Los uniformados dijeron que intentaban sacarlo de la víctima y era difícil porque se resistía e incluso se golpeaba la cabeza contra la pared.

El cuerpo de la joven daba cuenta de la brutalidad del ataque, para el que Díaz habría utilizado un martillo, tres cuchillos y una tijera –que al ser encontrada estaba rota– y posiblemente también una plancha. Todos estos elementos fueron encontrados cerca del cuerpo cubiertos de sangre y fueron secuestrados con fines periciales por el personal de Criminalística.

Homicidio doblemente agravado

A partir de estas consideraciones, la Fiscalía le imputó el delito de “homicidio doblemente agravado por el vínculo” por tratarse de una persona con la que se mantiene una relación de pareja y “por haber sido cometido contra una mujer mediando violencia de género, es decir femicidio”. Cabe mencionar que tres vecinos relataron los hechos y fueron coincidentes en señalar la discusión previa y el tremendo ataque posterior.

Temprano en la mañana de ayer Díaz fue llevado a la Fiscalía donde lo revisó el Cuerpo Médico Forense. El doctor Licciardi informó que “se encuentra lúcido y orientado en tiempo y espacio, no padece alucinaciones auditivas ni visuales ni trastornos, pero dice que padece convulsiones desde los 15 años y que requiere medicación en forma diaria”, aunque de esto no hay constancia en el hospital.

En cuanto a las medidas de coerción, la fiscal consideró que por ser detenido en flagrancia, tienen elementos suficientes para sostener que Díaz acabó con la vida de la joven Palma y que de ser condenado sería a prisión perpetua, tal como lo establece el Código Penal para la calificación provisoria. También consideró que existe el peligro de fuga porque el detenido es de Salta, no tiene familiares en esta ciudad y tampoco tiene un trabajo fijo, dijo que trabajaba “en negro”. Y el peligro de entorpecimiento, en virtud de la declaración de los tres testigos que viven en el mismo inquilinato. Por esta razón pidió tres meses de prisión preventiva e igual plazo de investigación.

La defensa dice que “no hay elementos para considerar violencia de género”

A su turno la defensora Bórquez no cuestionó la legalidad de la detención, pero sí la calificación hecha por la Fiscalía por entender que no están dados los presupuestos para hablar de un femicidio, por entender que “no se ha aportado ningún elemento que permita agravar el hecho por mediar violencia de género. Este agravante requiere un dolo específico que no se ha dado hasta ahora” sostuvo.

Con respecto a la prisión preventiva, la defensora no se negó al cumplimiento de la misma pero sí pidió que esta se cumpla en el hospital. También pidió que sea trasladado en forma inmediata al hospital para recibir curaciones debido a una herida cortante muy importante que presenta en un dedo de la mano izquierda y las heridas en el ojo izquierdo abiertas, sangrantes y sin suturar.

Finalmente la magistrada coincidió con la calificación legal elegida por la Fiscalía y resolvió que permanezca por tres meses con prisión preventiva, en el lugar de detención que se le asigne por entender que subsisten los peligros de fuga y entorpecimiento y por las características graves del hecho que se le imputa.

“Estoy completamente arrepentido”

Luego de la imputación que hizo la fiscal, la jueza Suárez le dio a Díaz la oportunidad de hablar a la que accedió. “Yo quiero declarar que no me acuerdo nada del hecho –comenzó diciendo Díaz. Tengo convulsiones y estaba todo bien ese día con mi pareja, pero no sé, se me nubló la vista y cuando recuperé el conocimiento tenía los vendajes y estaba herido. Me arrepiento demasiado de haber hecho esto porque estábamos empezando una familia con mi pareja y ella siempre ha sido una mujer que me ha dado una mano, más cuando me agarraban las convulsiones en los trabajos y terminaba internado con la columna quebrada o la muñeca quebrada. Ella siempre me ayudaba. No entiendo por qué hice esto, le juro estoy completamente arrepentido. Ese día no había tomado pastillas ni nada, estaba todo bien”, aseguró.