Image default

Espert pidió controlar la natalidad en los hogares pobres

El diputado de Avanza Libertad, José Luis Espert, apuntó contra la discrecionalidad con la que se otorgan planes sociales. Planteó así un límite de asignaciones por familia y remarcó que en Argentina “se subsidia la pobreza”.

El diputado nacional de Avanza Libertad, José Luis Espert, es tendencia en las redes sociales, luego de plantear como medida el límite en el control de natalidad “en los hogares pobres”, para que Argentina no se convierta “en una gigantesca villa miseria” y así evitar “subsidiar la pobreza” con los planes sociales.

Las declaraciones del legislador tuvieron lugar en una entrevista con Infobae, y luego de publicarse, generaron polémica en las redes sociales, donde se convirtieron en tendencia. En el reportaje, Espert analizó que haría con los movimientos sociales y los reclamos en la calle, ante la exigencia de más planes y beneficios por la crisis económica.

Control de natalidad para restringir planes sociales

“Uno no puede dar una AUH por cada hijo: hasta dos hijos te damos AUH, más no. No puede ser que uno esté subsidiando el aumento de la pobreza”, señaló Espert este fin de semana. Allí apuntó al crecimiento de la población pobre, la natalidad y en paralelo, el crecimiento en la demanda de planes sociales.

De acuerdo a la idea del legislador, “si a cada persona beneficiaria de planes se le subsidia cada hijo que tiene, la persona no va a tener ningún control sobre la natalidad y hay que tener una paternidad responsable”, manifestó. Por eso, “los hijos tienen que ser queridos para que vengan al mundo, porque si vienen al mundo hijos no queridos, esos hijos no queridos no van a recibir el afecto que merecen, van a ser maltratados, probablemente sean violados y estaremos formando en el futuro delincuentes, violadores y asesinos”, afirmó Espert.

Según el economista, el problema radica en que “la tasa de crecimiento de la población en hogares marginales es entre 4 y 5 veces superior a la de la población de clase media y media alta”. Esto significa que ”si no se pone un límite a la natalidad en los hogares pobres, Argentina va a ser una gigantesca villa miseria”, sostuvo José Luis Espert.

De este modo, de acuerdo a la visión del diputado nacional de Avanza Libertad, “una parte de la gente pobre quiere tener hijos para cobrar el plan, pero otra parte tiene hijos porque no sabe cuidarse, no tiene control de natalidad”, explicó.

En ese sentido, Espert aclaró que “la persona que recibe un plan social es una víctima del sistema y hay que ayudarla”, y así apuntó contra el manejo de las organizaciones sociales, quienes deben recibir “cero peso”, al denunciar su actitud de “extorsión” de quienes necesitan una ayuda para subsistir, en medio de la crisis de empleo.

Respecto a este tema, Espert cerró con una conclusión: “Se está dinamitando la cultura del trabajo. Se pasó de “mi hijo el doctor” a “mi hijo el empleado público”. Ahora vamos a “mi hijo el piquetero o el beneficiario de un plan, el planero” afirmó.

Reclamos de movimientos sociales y cruces con el campo

Los comentarios de Espert se dan tras los cruces entre el Gobierno, los movimientos sociales y el campo por la situación de las retenciones y el precio de los alimentos. Ayer se dio frente al Congreso una marcha en contra del sector agropecuario, la cual estaba pautada inicialmente frente a La Rural, lugar donde se desarrolla la exposición ganadera.

“Piquetero que corta la calle tiene que ir preso. La calle está para que la gente circule, no para que sea cortada por cualquier pelagato”, lanzó Espert en contra de las protestas en las calles y los piquetes. Apuntó así contra Juan Grabois: “Tendría que estar preso ya. Es un atorrante. Debería estar preso porque le arruinó la vida a diario a millones de argentinos que quieren laburar”, agregó el economista en sus declaraciones.