Image default

Escalofriante relato: mató a un hombre de 37 puñaladas mientras dormía

Por el crimen que sucedió en la localidad chaqueña de Santa Sylvina, detuvieron a un joven con el que compartió una noche de bar y bebidas.

Un hombre fue asesinado de 37 puñaladas en la localidad chaqueña de Santa Sylvina. Tras haber estado bebiendo en un bar con un joven, se quedó dormido y fue salvajamente atacado, al parecer, sin motivo alguno.

El hecho ocurrió el domingo por la mañana en una habitación que la víctima alquilaba ubicada en el mencionado distrito del departamento Fray Justo Santa María de Oro, situado a unos 300 kilómetros de Resistencia. Fuentes policiales informaron que todo comenzó cuando el hombre, identificado como Luciano Váldez (37), había ingerido bebidas alcohólicas con un joven en un bar de la zona.

Al regresar al inquilinato, en la calle Sarmiento sin numeración, el hombre se sentó en una silla y se durmió, mientras que el muchacho que estaba con él tomó un cuchillo y le dio varias puñaladas en la cabeza. Según las fuentes, el joven continuó atacando a la víctima, quien pudo levantarse mientras era acuchillado en distintas partes del cuerpo hasta que murió en la vereda. Efectivos de la comisaría de Santa Sylvina arribaron al lugar y trasladaron a Váldez a un hospital zonal, donde murió a los pocos minutos.

En tanto, el presunto agresor, llamado Nelson Peralta (18), fue aprehendido. Los investigadores secuestraron un cuchillo que será peritado para determinar si fue el arma utilizada para cometer el crimen.

El cadáver del hombre fue llevado a la morgue judicial y la autopsia determinó que sufrió 37 puñaladas y que la causa del deceso fue la pérdida de sangre. Las fuentes agregaron que el detenido era conocido en la zona por distintas actitudes violenta.

 

El relato

“Estábamos en el boliche y yo lo estaba jodiendo así que me retó, pero después nos arreglemos y quedó todo bien, me dijo para ir a su casa, él estaba muy borracho, había tomado vodka, yo casi no tomé; cuando íbamos a su casa, chocamos con la moto (fue leve) y llegamos a su piecita donde vivía”, relató Peralta.

 

“Cuando entramos me invito a comer chorizos y después de la borrachera se durmió sobre la mesa, entonces agarré el cuchillo y le di cuatro puñaladas en la zona de la nuca (cervical), le saque el teléfono y mande mensajes a una chica como que era el, después llamé y me atendió me parece que el padre y corté”, fue el inicio del relato del agresor.

“Cuando me estaba por ir, vi que se movía, entonces le dí unos puntazos, se cayó, y cuando me iba a ir de nuevo, volvió a moverse, le volví a dar putazos por brazos y pierna, le di un planazo con un machete que había ahí pero volvió a agarrarse de una silla y me pateaba y quería agarrar, yo no quería que salga, pero el se agarró de la puerta, entonces lo volví a acuchillar y le corte un dedo, en eso me agarra la mano y se me resbala el cuchillo por la sangre”, agregó.

“Cuando se me cae el cuchillo, que era el mismo con el que cortamos los chorizos que comimos, saqué un cuchillito que tenía conmigo, porque andaba con problemas con otro tipo, y con ese lo volví a puntear hasta que no se movió”, finalizó.