Image default

En góndola se pagó cinco veces más que lo que ganan los productores

Según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), La brecha de precios entre lo que pagó el consumidor y lo que cobró el productor subió 2,9% en julio frente a junio.

La brecha de precios entre lo que paga el consumidor y lo que recibe el productor por los alimentos agropecuarios aumentó un 2,9 por ciento en julio, respecto al mes anterior, de acuerdo con el informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), difundido hoy. Puntualmente, el precio de estos productos para la venta fue 5,15 veces más caro que cuando salió del campo, para un promedio de 25 productos agropecuarios que se sirven en las mesas familiares.

Respecto a los valores relevados en junio, la diferencia había sido de 5,1 veces. Esto indica que el aumento fue suave, pero sostenido en valores que de por sí ya son elevados. Para ser más específicos, de los 25 productos relevados, en 13 subieron las brechas y en 12 bajaron, según el Índice de Precios en Origen y Destino(IPOD), que realiza el sector de Economías Regionales de la CAME.

Para llevar adelante un estudio exhaustivo de estas variables, 35 encuestadores tienen en cuenta las publicaciones de los principales supermercados del país, más de 700 valores de verdulería y mercados para cada producto y costos de origen de las principales zonas productoras. El informe detalla que la suba en la desigualdad del mes fue impulsada por la pera, la berenjena, pimiento rojo, carne de pollo, mientras que la participación del productor en el importe bajó a 23,7 por ciento.

En cuanto a los productos con mayores disparidades en julio, continúan siendo los orientados al mercado externo, como la pera, donde el valor se multiplicó por 11 veces, desde que salió del campo; el limón, con una multiplicación de 10,6 veces; la naranja, de 9,2 veces y la manzana roja, con un incremento de 8,0. El problema de la cadena de distribución de los alimentos es un tema recurrente en la República Argentina, ante la fuerte crisis económica, los productores están atravesado muchísimas dificultades para mantener sus actividades.

Por otro lado, CAME informó que los productos con menores desproporciones en el mes fueron: la frutilla, donde los costos desde que salieron de la chacra apenas se multiplicaron por 1,94 veces logrando una brecha baja, seguido por el tomate 2,34 veces, el huevo 2,45 veces y la papa 2,82 veces. Ahora bien, en julio el producto que tuvo la mayor diferencia entre su precio de origen y el de venta en las góndolas fue la carne la carne de pollo, que pasó de 2,39 en junio a 3,3, subiendo 9,9 veces (38,1 por ciento).

Entre junio y julio hubo 15 productos con aumentos en los precios del productor, dos sin cambios y ocho con bajas. Mientras que en los importes al consumidor hubo 16 alimentos con aumento y 9 con bajas. Los cálculos de CAME estipularon que los precios al productor subieron un 4,4 por ciento y los valores en destino aumentaron un 5,7 por ciento. Todavía resta saber cuáles serán las consecuencias del vertiginoso aumento del dólar en la semana posterior a las PASO, todo indica que podría haber un incremento de estos valores.

Por lo pronto, en los hipermercados, los costos al público se incrementaron muy por encima del promedio, un 8,7 por ciento. Ante este panorama, el Gobierno nacional ya impulsó medidas provisorias para contrarrestar el impacto que tendrá el aumento de la divisa extranjera y la inflación en el bolsillo de la gente, entre ellas, la quita del IVA en los productos de la canasta básica.