Image default

Elecciones en Brasil: ¿Qué esperar de las acciones brasileñas?

El próximo 2 de octubre se llevará a cabo la primera vuelta de las elecciones generales de Brasil, donde se votará por presidente, vicepresidente, senadores y diputados federales, entre otros cargos. 

Si bien se estarán eligiendo más de 1600 puestos, el centro de atención estará sobre la elección a presidente, donde entre 11 candidatos se espera que la contienda se reduzca entre el actual presidente, Jair Bolsonaro (PL) y el ex mandatario Luis Ignacio, “Lula” da Silva (PT). 

Por su parte, el actual mandatario ha centrado su campaña en reducir el tamaño del Estado y la simplificación de la burocracia estatal, y optando por una reforma impositiva. A su vez, planea mantener la política inaugurada en la pandemia de “Auxilio Brasil”, una transferencia directa de Reales 600 a familias que nació en reemplazo del programa “Bolsa Familia”, instaurado en 2003 por Lula. 

Mientras que el principal candidato opositor buscará asignarle al Estado un rol más participativo en la planeación de la economía, buscando impulsar proyectos de infraestructura e industrialización, junto con una reforma tributaria “progresista” con el fin de simplificar el actual código. En el caso de la candidatura de Lula, es importante destacar que el vicepresidente que lo acompaña en la fórmula es el exgobernador del Estado de San Pablo Geraldo Alckim, quien en 2006 salió segundo en la contienda contra Lula y está asociado a partidos de centro derecha.

En lo que se refiere a la opinión pública, las principales encuestadoras de Brasil ven como un escenario más probable la victoria en segunda vuelta de Lula, no descartando una victoria en primera vuelta. Desde el comienzo del año, el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) ha mantenido una considerable diferencia sobre la actual gestión gobernante con una diferencia promedio de 10 puntos porcentuales (pp.), situándose en torno al 40% de la intención de votos. 

De acuerdo con la ley electoral del país vecino, se requiere que un candidato llegue al 50% de los votos en la primera vuelta para ganar la presidencia, y en caso contrario, los dos primeros candidatos pasan a una segunda ronda. De esta manera, teniendo en cuenta los últimos sondeos, Lula y Bolsonaro pasarían a una segunda ronda. 

¿En qué estado se encuentra la economía de Brasil?

Independiente del resultado y de sus implicancias para la bolsa brasileña, primero es importante entender en qué estado se encuentra la economía brasileña, la mayor de América del Sur.

Por su parte, como en la mayoría del mundo, Brasil pasó por un periodo de aumento significativo de la inflación, llegando a un registro interanual (ia.) del 12,1% en abril del 2022, tanto a raíz de las expectativas propias tras el aumento del gasto público por la pandemia y por el shock externo ocurrido tras la invasión rusa en Ucrania.

Sin embargo, el importante resaltar que el Banco Central Brasileño (BCB) ha sido de los primeros a nivel mundial que ha aumentado la tasa de interés tras el relajamiento de política monetaria en el 2020, comenzando en marzo del 2021 y llevando la tasa a un actual del 13,75% anual, siendo así de las tasas reales más positivas a la fecha. 

Gracias a esta política, el BCB logró anclar expectativas haciendo que los instrumentos de ahorro en moneda local sean más atractivos y que el costo de endeudamiento sea más elevado. A su vez su principal objetivo, contener a la inflación, fue consumado con éxito ya que en los últimos dos meses de 2022 la economía brasileña ha registrado una deflación, lo que podría llegar a permitirle un relajamiento de la política monetaria durante el próximo año. 

En línea con lo observado en gran parte del mundo, durante el transcurso de la pandemia el gobierno brasileño llevó a cabo programas de estímulo fiscal y asistencia directa para paliar los efectos sobre la actividad real. Sin embargo, este aumento del gasto fue en carácter transitorio, lo cual se vio reflejado en el posterior superávit fiscal alcanzado en 2021 y sosteniéndose en lo que va del 2022.

Por su parte la deuda consolidada del sector público se ha mantenido en niveles estables, representando casi un 50% del PBI con la mayoría siendo deuda local. Sí bien los servicios de deuda son más elevados que el promedio de la región para los próximos años, las reformas en los últimos años han llevado a que la política fiscal brasileña sea más sostenible en el tiempo.

En lo que se refiere a la actividad real de la economía, se puede destacar el buen desempeño de la economía brasileña en comparación a otros países de la región en 2020 ubicándose entre los primeros en recuperar el nivel de actividad pos pandemia, inclusive considerando el bajo crecimiento que venía arrastrando de años anteriores. Es así, que tras tener una contracción del PBI en 2020 del 3,9%, en 2021 vio un crecimiento del 4,6%, y en lo que va del año que viene se espera que supere las expectativas de los analistas, que lo situaban en el 2,6%.

Lo importante a destacar de este crecimiento es que superó las expectativas de principios de año, se dio en un marco de suba de tasas de interés agresivas en donde se temía que pudiera afectar de manera negativa al producto.

¿Qué alternativas de inversión existen?

Tomando todo lo previo en consideración, desde el equipo de Research de IOL Invertironline destacamos a la economía brasileña por su buen desempeño y perspectivas a futuro. En el largo plazo, entendemos que la economía brasileña continuará en un camino positivo independientemente del resultado de esta elección, debido a que los términos de intercambio se encuentran en mejores niveles y por la baja de tasas de interés que se esperan en 2023.

Si bien el contexto internacional no es del todo favorable para emergentes, entendemos que las acciones de compañías brasileñas se encuentran subvaluadas respecto a su promedio histórico y que el resultado de las elecciones no desembocaría en un peor desempeño. 

Asimismo, en lo que refiere a cotizaciones, el ETF de las empresas brasileñas, el EWZ registra un valor de casi un 30% por debajo de los valores máximos de junio 2021 y un 38% en relación a los máximos pre pandemia. Por otro lado, debemos destacar la relevancia que presenta para el inversor argentino ciertas compañías del país vecino. En este sentido, los CEDEARs de Petrobras (PBR), Vale (VALE), Banco Bradesco (BBD) y el ya mencionado ETF de las empresas brasileñas, el EWZ.

Asimismo, focalizando especialmente en lo que respecta a algunos ratios de valuación como el precio en relación a las ganancias (conocido como Price Earning), nos ayudan a graficar la situación actual de subvaluación en la cual se encuentran los principales activos brasileños. 

Por ejemplo, Banco Bradesco cuenta con un ratio de 8,5, el cual, no solo se ubica por debajo de la media de la industria (11,43) sino que también se encuentra por debajo del promedio registrado por la propia compañía durante los últimos 10 años, donde estuvo en torno a 10 puntos.

Por lo expuesto previamente, entendemos que el resultado de los comicios no debería ser un desencadenante para tomar una decisión en cuanto a la venta de los activos brasileños. Entendemos que Brasil cuenta con aspectos macroeconómicos sólidos y activos claramente subvaluados respecto a sus propias medias históricas, lo que inclusive podría llegar a ser representado como una alternativa de inversión de largo plazo.

Por Maximiliano Donzelli, Head de Research de IOL invertironline.