Image default

El surcoreano Duckhee Lee se convirtió en el primer tenista sordo en ganar un partido de un torneo ATP

Duckhee Lee nació en Corea del Sur, tiene 21 años y un honor que podrá contar por el resto de su vida: hoy se convirtió en el primer tenista sordo en jugar (y ganar un partido) un torneo del circuito ATP.

Lee comenzó a jugar tenis a los siete años, uno después de que se diera cuenta de que era sordo, aunque se le había diagnosticado de muy pequeño. “La gente se burló de mí por mi discapacidad. Me dijeron que no debería estar jugando”, comentó el tenista a los medios oficiales del ATP.

Durante los partidos, Lee, de 21 años, no puede darse cuenta de lo que gritan los jueces de línea o el árbitro, y se basa en señales y gestos para obtener una información que para el resto de jugadores es algo normal.

“Mi mensaje para las personas con discapacidad auditiva es no desanimarse. Si te esfuerzas, puedes hacer cualquier cosa”, añadió después, siempre acompañado de su novia, Soopin, quien le comunica las preguntas, que previamente un traductor pasó a su idioma.

Las reacciones de sus compañeros de circuito no se hicieron esperar. “Aprendes mucho acerca de cómo tu oponente golpea la pelota en función del sonido del disparo. Si no puedes escucharlo tienes que tener una habilidad y un talento increíble”, dijo el estadounidense Tennys Sandgreen.

“Si tuviera que jugar con los audífonos puestos, es increíblemente difícil aumentar la velocidad de la pelota, el giro que sale de la raqueta. Usamos mucho nuestros oídos para procesar todo eso. Obviamente es una gran desventaja, por lo que hacer lo que está haciendo es un gran esfuerzo”, comentó por su parte Andy Murray.

El primer jugador profesional sordo del tour dice que no quiere ser definido por la discapacidad que ha superado lo suficiente como para jugar al mayor nivel del deporte.

“Nunca sabré lo que es competir de esa manera”, agregó Murray. “Pero él obviamente lo está haciendo muy bien. Así que es un logro increíble”, cerró.

Lee compensa con la vista, concentrando sus ojos en el swing de oponente, cómo ese jugador hace contacto y la velocidad y el efecto con el que se acerca la pelota hacia él. Para complicar las cosas, él no habla inglés y lee labios en lugar de usar lenguaje de signos. Depende de gestos de los árbitros que llaman las jugadas.

Lee debutó en el ITF Futures Tour a los 14 años y ganó ocho títulos antes de cumplir 18, tras lo cual llegó a tres finales de Challengers.