Image default

El santafesino Omar Perotti se perfila como una opción peronista de unidad para 2019

Las elecciones del año pasado marcaron mucho más que un cambio de gobierno nacional, demostraron además que la sociedad toda demandaba que se afirmen nuevos liderazgos. Esto también pasa en el peronismo donde se está gestando una transición con dirigentes del interior del país para que ayuden a armar un proyecto presidencial para el 2019.

En este cuadro de situación aparece cada vez con más fuerza el actual senador nacional por Santa Fe, Omar Perotti, quien consolidó su imagen cuándo se presentó como candidato a gobernador de Santa Fe en junio de 2015, obteniendo el tercer puesto con el 29,30% de los votos, frente al 30,64% del Frente Progresista y el 30,56% del PRO, logrando, no solo romper con la polarización que había entre esos candidatos, sino que entro en la discusión sobre el futuro del PJ, sobre todo en boca de aquellos dirigentes que buscan una salida de unidad y consenso con proyección al 2019. En definitiva, el santafesino sería la síntesis de unidad entre el PJ de José Luis Gioja, Daniel Scioli y Gildo Insfran y el peronismo no K, con dirigentes de la talla de José Manuel De la Sota, Mario Das Neves, Ramón Puerta y Jorge Busti, entre otros.

La figura de Perotti se acrecienta, por lo menos para aquellos que pretenden mostrarlo como una posibilidad para un PJ unido, ante la dificultad que tiene el Justicialismo para encontrar dirigentes que puedan unificar los criterios de quienes forman parte. Estos dirigentes son los que no confían en Sergio Massa, porque si bien creen que podría ser el candidato del Partido Justicialista, dicen que “no respeta a nadie”, pero principalmente se niega a definirse peronista y aspira a conquistar el electorado macrista, que esencialmente es antiperonista.

Quien también sonó en algún momento fue el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, pero la mayoría lo descarta y apela a los dichos de un senador nacional cordobés, quien habría dicho que “es un oligarca, muy garca”.

Ante este panorama, todos comenzaron a mirar hacia el interior, con la idea de organizar una mesa colegiada con representantes de todos las provincias. De ahí que desde un sector se propuso que Omar Perotti comience a caminar el país con reuniones informales para ver si se adapta y no le pesa ser un dirigente nacional, pero principalmente con el objetivo de que lo empiecen a conocer y ser una opción presidenciable del peronismo en 2019, mostrando algo nuevo y saliendo del problema principal de la política argentina y del peronismo incluido, el centralismo porteño, con un dirigente del interior, que se demuestre humilde y confiable, todo un desafío.