Image default

El PRO quiere prohibir a Ángel Rozas usar el nombre Cambiemos en Chaco

La alianza Cambiemos voló por los aires en Chaco luego que el radical Ángel Rozas presentara una lista hegemonizada por el radicalismo para la elección legislativa en esa provincia.

El calendario electoral de la provincia del Chaco le puso fin a las tensiones de las últimas semanas, que habían adquirido niveles de violencia casi explícitos durante el jueves y viernes santos.

A pesar de las amenazas ya folclóricas de fragmentar el espacio en tantas listas como aspirantes hubo, y de las “misteriosas visitas” de funcionarios nacionales con la orden de conseguir lugares para el PRO y el ARI, los primeros siete espacios de la lista terminaron siendo los que se esperaba que fueran: una distribución entre las líneas internas mayoritarias de la UCR, acorde a la representación que ostentan dentro del radicalismo. Lo llamativo es que esta reformulación de Cambiemos no tenga aliados con posibilidades realistas de acceder a una banca.

En definitiva, sólo hay representantes de las tres líneas internas mayoritarias del radicalismo en los siete primeros lugares. Los partidos aliados (PRO, Ari-CC) tampoco aparecen en lugares expectantes. 

Es por esto que desde el partido amarillo hicieron circular un borrador del texto que sería presentado en la Justicia electoral para que no se utilice el nombre de Cambiemos.

El contenido de texto con el que el macrismo acudirá a la Justicia electoral trascendió en las últimas horas. La idea del PRO es clara: Quiere que se prohíba a la UCR usar el nombre Cambiemos en las PASO.

Según trascendió, el texto se redactó en las oficinas del apoderado del PRO, Clodomiro Risau y del jefe del bloque macrista de legisladores porteños, Francisco Quintana, cercano al jefe de Gabinete, Marcos Peña.

“Venimos a manifestar nuestra intención de no integrar la alianza Cambiemos, en tanto no se han cumplido los principios políticos que dieran justificación a su constitución”, dice el texto.

La denuncia pide además que se deniegue a la UCR continuar con el uso del nombre ‘Cambiemos’, debido al “incumplimiento de los acuerdos políticos, nos vimos en obligación de denunicar la alianza y retirarnos de la misma”.

“Eso hace que el nombre elegido no pueda seguir siendo usado por sólo una de las cuatro fuerzas políticas integrantes (PRO, CC, UCR y FE). El nombre puede inducir a la confusión al electorado”, dice el texto de la denuncia.

Chaco es un leading case para la Casa Rosada que teme que el radicalismo se comporte igual en otros distritos. Por eso, la orden de Macri fue romper todos los puentes y avanzar a fondo contra su jefe de bloque del Senado.

En efecto, Rosas monopolizó con radicales los primeros siete lugares con chances de entrar y ofreció al PRO y al ARI de Lilita Carrió algún lugar más abajo, en un ninguneo feroz que dinamitó la coalición.