Image default

El FMI plantea salida gradual del cepo, baja de retenciones y reformas estructurales para atraer inversión

En un análisis sobre los desbalances globales, el capítulo argentino sostiene que los canjes de deuda ayudaron pero la posición externa es más débil que los fundamentals. Plantea revertir de “forma gradual” retenciones y controles de capital. Cuándo debe intervenir el BCRA.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) realizó una evaluación sobre los desbalances de cuenta corriente de los países y el capítulo sobre Argentina advierte que “se necesita un plan macroeconómico y estructural creíble y sólido”.

La posición externa el año pasado fue “más débil que los fundamentos económicos de mediano plazo y las políticas deseables”, remarca el FMI, que prevé que habrá que mantener los controles de capitales, el cepo, por un tiempo más.

La evaluación destaca que “se requieren reformas estructurales para impulsar la capacidad exportadora de Argentina y fomentar la Inversión extranjera directa (IED)”. En ese sentido, remarcan que a medida que se establezca la estabilidad y la pandemia se desvanezca, será necesario “considerar una reversión gradual del control de capitales y los impuestos a la exportación”. 

CONSOLIDACIÓN FISCAL

El FMI destaca el alivio generado por la renegociación de deuda con los bonistas de Nación y provincias. El reporte Divergent Recoveries and Global Imbalances sugiere “respuestas de política” para la Argentina. En ese marco, en línea con lo que plantea el ministro de Economía Martín Guzmán, el organismo que dirige Kristalina Georgieva promueve una “consolidación fiscal favorable al crecimiento”

La posición de inversión internacional neta (PIIN) aumentó al 32% del PBI (un aumento de 5,8 y 23,1 puntos porcentuales desde finales de 2019 y finales de 2015, respectivamente), impulsada por las continuas salidas de capital privado y el desapalancamiento de las empresas, a pesar de los fuertes controles de capital.

El cepo “introducido en 2019 sigue siendo necesario a corto plazo para mitigar los riesgos de salida de capital“, remarca el FMI, que advierte que las perspectivas de acceso a los mercados a medio plazo dependerán de la aplicación de un sólido plan de reforma macroeconómica y estructural.

Las perspectivas de acceso a los mercados a medio plazo dependerán de la aplicación de un sólido plan de reforma macroeconómica y estructural.

El cepo se fortaleció aún más a fines de 2020 en respuesta a las presiones cambiarias derivadas del “financiamiento monetario del presupuesto y las incertidumbres sobre la dirección de las políticas”, agregan los analistas, que enumeran las restricciones vigentes.

Como consecuencia de las medidas, evalúan que se redujo el tamaño del mercado cambiario oficial y desaceleró la tasa de salida de capitales. “Si bien el endurecimiento puede haber ayudado a reducir las presiones cambiarias, no sustituyen las políticas macroeconómicas para abordar los desequilibrios subyacentes“. La brecha cayó de un máximo de más del 100% en octubre de 2020 a alrededor del 75 por ciento en mayo y hoy se ubica en el 85%.

En función de los superávits comerciales proyectados y la reducción de los pagos del servicio de la deuda, la reconstrucción de reservas “es necesaria para allanar el camino para el acceso al mercado y la flexibilización de las medidas de control de capital a mediano plazo”, enfatiza el FMI.

  Las reservas internacionales brutas representaron alrededor del 60% de la métrica compuesta del FMI a fines de 2020 después de suavizar los efectos temporales, y el 72% sin el ajuste.

Por Patricia Valli- El Cronista