Image default

El cuñado de Felipe Solá fue premiado con un cargo en Nueva York

Se trata de Guillermo Justo Chaves. Ocupó la jefatura de Gabinete de Cancillería y, ahora, será designado como representante especial en la Misión Permanente ante Naciones Unidas.

Luego del cimbronazo que representó la derrota en las PASO, el Gobierno comenzó un proceso de reforma interna que derivó en la salida de varios ministros y la llegada de dirigentes de peso, como Aníbal Fernández o Juan Manzur, entre otros. A poco más de un mes de esos cambios, Alberto Fernández les ofreció a dos funcionarios que dejaron el gabinete cargos diplomáticos.

Los beneficiados son Guillermo Justo Chaves, ex jefe de Gabinete de Cancillería en la gestión de Felipe Solá y Gabriel Fuks, que ocupó la secretaría de Seguridad cuando la ministra era Sabina Frederic.

El primero, cuñado de Solá, fue premiado como representante especial en la Misión Permanente ante Naciones Unidas, cargo con sede en Nueva York. Según se detalló en un decreto firmado por el canciller Santiago Cafiero, contribuirá “en el trabajo permanente realizado ante el Comité de Descolonización que demanda redoblar las acciones tendientes al reclamo permanente por la soberanía de la República Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias, Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes”.

También en los temas relevantes de agenda global como el Cambio climático, la crisis sanitaria, los problemas alimentarios que impactan en la políticas públicas y en el futuro del país, entre otros, que son temas que demandan una especial atención en los foros multilaterales donde se toman decisiones que afectan a toda la comunidad internacional.

Esta designación fue criticada por el ex embajador argentino en China, Diego Guelar: “Designación innecesaria y absurda, ya tenemos una embajadora en la ONU y la persona elegida no suma calificación especifica alguna”, aseguró a través de las redes sociales. Hasta ahora, la representación argentina en la Misión Permanente ante la ONU corresponde a María del Carmen Squeff, una diplomática de carrera que también fue embajadora en Francia y Nigeria.

En cuanto a Fuks, será embajador argentino en Ecuador, cargo que se encontraba vacante (el último embajador en ese país fue Darío Giustozzi, en el gobierno de Cambiemos). No es el primer cargo diplomático que ocupa el ex secretario de Seguridad: durante muchos años, en las gestiones presidenciales de Néstor Kirchner y Cristina Kirchner, estuvo a cargo de Cascos Blancos. Su nuevo destino todavía debe ser refrendado por el Senado.

Frederic ya había vuelto al Gobierno, justamente, como nueva titular de Cascos Blancos, que depende del Ministerio de Relaciones Exteriores que ahora conduce Cafiero. Así, la ex ministra de Seguridad tiene la categoría de “Embajadora Extraordinaria y Plenipotenciaria, al solo efecto del rango protocolar” y trabajará en las diferentes misiones humanitarias que se coordinan desde la Cancillería.

Uno de sus objetivos primordiales será bregar activamente por el acceso equitativo de vacunas para todos los países latinoamericanos. Además, según se informó, buscará establecer un mayor dinamismo con eje en la cooperación y participación de Argentina en la región.

Cascos Blancos desarrolla sus actividades con un modelo de trabajo basado en la cooperación, la solidaridad y la participación comunitaria. Como eje central de su accionar, encuentra en el voluntariado el instrumento clave para llevar adelante sus actividades, acciones y proyectos.

De esta manera, Frederic -como Justo Chaves o Fuks- se transformó en otra funcionaria que vuelve a ejercer un cargo tras los cambios en el Gabinete, igual que ocurrió con la ex secretaria de Comercio Interior, Paula Español, que dejó ese puesto en manos de Roberto Feletti y pasó a desempeñarse en el ámbito del Ministerio del Interior, que conduce Eduardo “Wado” de Pedro.

La ex ministra fue una de las primeras dirigentes en manifestarle su apoyo al presidente Alberto Fernández en medio de la tensión que durante días se mantuvo dentro del Frente de Todos por las diferencias entre el mandatario nacional y la vicepresidenta Cristina Kirchner.

El conflicto se inició luego de que varios integrantes del Gobierno, todos cercanos a la titular del Senado, pusieran a disposición su renuncia pocos días después de que se conocieran los resultados de los comicios.

“Todo mi apoyo a Alberto Fernández, síntesis de la unidad popular para lograr el país que queremos. El Frente de Todos es la garantía para que la voluntad del pueblo expresada en 2019 sea una realidad”, comentó en aquel momento Frederic.