Image default

El BCRA sube la Leliq a 40% y creará otra a 180 días con una tasa de 44%

Tras más de un año, la autoridad monetaria elevó la tasa de Leliq en dos puntos porcentuales. También modificó la tasa mínima garantizada para los plazos fijos.

El Banco Central (BCRA) subirá la tasa de Leliq a 40%. Tras dejarla plantada por más de un año en 38%, la entidad que preside Miguel Pesce convalidó este jueves un incremento de dos puntos porcentuales, en una decisión ampliamente esperada por el mercado y que representa un guiño hacia el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La autoridad monetaria informó que también creará una nueva Leliq a 180 días, con una tasa de 44%, y que los pases pasivos a siete días desaparecerán de forma progresiva, quedando sólo aquellos a un día.

Las subastas, agregó la entidad a través de un comunicado, se efectuarán dos veces a la semana en el caso de la Leliq a 28 días, y una vez a la semana para las de 180 días de plazo.

El Central decidió, además, que el nuevo límite máximo de tenencia de Leliq a 28 días para los bancos será hasta un monto proporcional al stock de depósitos a plazo del sector privado de cada entidad financiera.

Estas modificaciones, argumentó el Banco Central a través del citado comunicado, “contribuirán a iniciar un proceso de migración de la esterilización hacia mayores plazos de madurez, así como también extender la curva de tasas de referencia”.

“A lo largo del 2022, se espera que cedan los factores que presionaron sobre el nivel general de precios. La política cambiaria y de tasas de interés, junto con una administración prudente de la liquidez, contribuirán a mejorar las expectativas cambiarias”, agrega el trabajo.

Con esta determinación, la Tasa Efectiva Anual de la Leliq a 28 días se incrementa a 48,3%. Dicho instrumento, precisó la entidad que preside Miguel Pesce, continuará siendo el indicador de referencia respecto a la orientación de la política monetaria.

Por otra parte, el Directorio de la autoridad monetaria también determinó un incremento para la tasa mínima garantizada para los plazos fijos tradicionales. Para los depósitos de las personas humanas de hasta $ 10 millones, subirá dos puntos porcentuales, a 39% (3,25% mensual), al tiempo que las tasas mínimas para el resto de los depositantes del sistema financiero se establece en 37%.

UNA DECISIÓN ANTICIPADA  

El incremento de la tasa de referencia había sido anticipado por la propia autoridad monetaria hace una semana, cuando publicó su Informe de Objetivos y Planes para 2022. Allí, destacó que una de sus prioridades de política monetaria para el corriente año sería “fijar el sendero de la tasa de interés de política, de manera de propender hacia retornos reales positivos sobre las inversiones en moneda local”. Así, agregaba el Central, se buscará “preservar la estabilidad monetaria y cambiaria”.

La suba de tasas también venía siendo anticipada por el mercado ante la necesidad de acelerar el ritmo de devaluación. Tras un 2021 en el que el crawling peg viajó a una velocidad crucero del 25% mientras la inflación corrió a un ritmo cercano al 50%, analistas marcaban que el Gobierno había asumido ante el FMI el compromiso de aumentar el ritmo de devaluación de modo que acompañe a la suba de precios.

Es que una aceleración del ritmo de crawling peg que no esté acompañada por una suba de tasas, marcaban los economistas, hubiera redundado en una aceleración de la inflación. Además, si el tipo de cambio empezaba a correr a un ritmo superior al de la tasa de interés en pesos, los exportadores tendrían mayores incentivos para financiarse en pesos y retrasar la liquidación de divisas.

La expectativa de esta suba de tasas también se vio reflejada en el mercado de futuros. En las últimas dos ruedas operaron al alza las tasas implícitas de Roxef, ante la expectativa de que la suba de tasa vendría acompañada con una aceleración del ritmo de devaluación, lo que motivó a los inversores a buscar cobertura cambiaria a través de dichos instrumentos.

También se había observado, en las últimas horas, un incremento en la demanda de bonos Badlar, que según explicaron desde la mesa de trading de una sociedad de bolsa local, “serán los primeros en empezar a pagar mejor retorno ante una suba de tasas”.

Si bien esperada, la decisión de subir la tasa tiene también un contrapunto marcado en el hecho de que se encarecerá el costo cuasifiscal que debe pagar el Central por sus pasivos remunerados, cuyo stock se ubica hoy por encima de los $ 4,4 billones.

Con la suba de dos puntos porcentuales anunciada este jueves, el Banco Central pone fin a más de 13 meses sin modificar la tasa de Leliq. La última vez que lo hizo fue a mediados de noviembre de 2020, cuando la elevó en dos puntos para llevarla de 36% a 38%.

Con aquel incremento, la actual gestión del BCRA interrumpió el sendero bajista de la tasa de referencia que había iniciado en diciembre de 2019, cuando la tasa de la Leliq se ubicaba en 63%.

Por Tomas Carrio- El Cronista