Image default

Echegaray renunció a la AGN

Está procesado por instigación al falso testimonio y es investigado por enriquecimiento ilícito y falta de controles a la obra pública; presentó su dimisión ante el PJ, donde había perdido respaldo.

Ricardo Echegaray, ex jefe de la AFIP durante el gobierno de Cristina Kirchner, renunció esta tarde a la titularidad de la Auditoría General de la Nación.

Echegaray le envió una nota al titular del Partido Justicialista, José Luis Gioja, poniendo a disposición su cargo para que el partido designe un reemplazante.

El organismo de control estaba paralizado desde hace varias semanas por los cuestionamientos del oficialismo por las denuncias judiciales contra Echegaray y por la falta de apoyo a su figura en el propio peronismo.

“Motiva la presente, allanarle al Partido Justicialista la posibilidad de gestionar mi reemplazo en el cargo, habida cuenta que las cuestiones sobre las que estoy rindiendo cuentas en la Justicia Federal, insumen tiempos prolongados para su decisión esclarecedora, que pueden incidir temporalmente en mi gestión al frente de la A.G.N.“, escribió Echegaray en su carta.

La misiva se cierra con un mensaje de agradecimiento. “Sin otro particular, saludo a Usted atentamente y solicito transmita a todas las autoridades del Partido Justicialista, mi expreso agradecimiento por el voto de confianza que me confirieron para el ejercicio de este cargo”.

Desde principios de Julio, el PJ analiza la posibilidad de reemplazar a Echegaray en la AGN. A mediados de mes, comenzó a sonar con fuerza el nombre de Oscar Lamberto, un ex auditor para asumir en su lugar. Hasta el propio extitular de la AFIP había planteado la posibilidad de dejar su cargo. “La decisión de la Justicia lleva su tiempo. Si el partido entiende que debe buscarme un remplazo, pongo a su disposición mi renuncia“, le dijo a Clarín.

En las últimas semanas, el apellido de Echegaray había sido mencionado en dos causas judiciales comprometedoras para el kirchnerismo: la ruta del dinero K y el tráfico de efedrina. El arrepentido Leonardo Fariña había dicho que el ex funcionario sabía de los bolsos con dinero sucio de los K. “Cristina sabía, De Vido sabía, Echegaray sabía y Sbatella sabía. Hoy todos se hicieron ricos”, afirmó.

En una reciente ampliación de su indagatoria ante el juez Sebastián Casanello fue más tajante y acusó a Echegaray de pedir coimas. “Las empresas debían abonar bajo coerción aproximadamente el 5% de la operación”, señaló en uno de los párrafos se su indagatoria.

También Ibar Esteban Pérez Corradi salpicó a Echegaray en sus testimonios judiciales. Al declarar ante la jueza Servini de Cubría tras ser extraditado al país desde Paraguay, el condenado a prisión perpetua por el triple crimen vinculó al dirigente peronista con el tráfico de efedrina, por su rol en como titular de la Aduana durante una parte de la administra del Gobierno K.

El 22 de diciembre de 2015, cuando Cambiemos no había cumplido dos semanas en el poder, Elisa Carrió impugnó la designación de Echegaray y prometió hacer todo lo posible para frenar su asunción en el organismo de control. A través de una nota dirigida a los presidentes de ambas cámaras del Congreso, Gabriela Michetti y Emilio Monzó, la líder de la Coalición Cívica denunció que desde la AFIP el ex funcionario K había encabezado una persecución política contra ella.

“Como ha tomado estado público, Echegaray inició desde su cargo de jefe de la AFIP, una campaña de persecución política contra mi persona durante las elecciones legislativa del año 2013 en la que competí para renovar mi mandato de Diputada de la Nación. Estos hechos sobre los que me referiré en la presente, sin perjuicio de ampliar en posteriores presentaciones, fundan las razones de mi impugnación”, escribió.

La jura del peronista se realizó de todas formas y Lilita prosiguió su derrotero judicial para sacarlo del cargo. En abril, pidió su renuncia en TV. “Es un coimero y un extorsionador”, dijo. Y en junio cargó contra Michetti a la que le pidió que haga silencio y no la critique. “Quiero contestarle algo a la vicepresidenta: es mejor que haga silencio conmigo. Lo que nos diferencia es que yo jamás hubiera designado a Echegaray y ella lo firmó. Y esta es una diferencia moral importante“, lanzó.

Echegaray había sido suspendido a principios de junio de la AGN tras una resolución de la Justicia. La cautelar la había presentado Elisa Carrió. Hoy, desgastado tras las denuncias en su contra, decidió dar un paso al costado.