Image default

Donald Trump autorizó la entrada de refugiados a EEUU con la excepción de 11 países

Luego de los 120 días que duró el primer decreto emitido, que entró en vigor en junio pasado, el presidente norteamericano consideró que reanudar la entrada de refugiados “es coherente con la seguridad y el bienestar” del país. Sin embargo, ordenó reforzar la revisión de quienes piden asilo. Los países vetados no serán identificados por la Casa Blanca

Con un poco del estilo de republicano en su postura anti inmigratoria, se estableció que dichos extranjeros sólo podrán ingresar a Estados Unidos en casos excepcionales durante 90 días, mientras el Gobierno estadounidense desarrolla una revisión sobre esas naciones.

Por cuestiones que pueden perjudicar y afectar el desarrollo de las negociaciones con los países y los trámites, la Casa Blanca no ha emitido el nombre de las once naciones en un acto de protocolo que podría afectar a la política interna.

Además destacó que los ciudadanos de dichos países podrán ser admitidos si, tras revisar su caso, se considera que aceptarlos encaja con “el interés nacional” de EE.UU. o que “no presentan un riesgo para la seguridad” del país.

“El secretario de Estado puede reanudar el viaje a Estados Unidos de los refugiados cualificados y cuyo historial haya sido adecuadamente revisado, y el secretario de Seguridad Nacional puede volver a tramitar las solicitudes para el reasentamiento de refugiados”, aseguró Donald Trump en su nueva orden.

Esta reemplaza la dictada en marzo por el magnate republicano, donde había señalado que los Departamentos de Estado, Seguridad Nacional y a la Oficina del Director de Inteligencia Nacional debían iniciar controles más exhaustivos sobre los inmigrantes.