Image default

Dólar cara chica: cómo hacer para que te los tomen sin costo

En qué consiste la opción de ‘combinarlos’ para evitar pagar el 3% de comisión. Cómo deben conservarse para que queden en buen estado y los acepten sin problemas

“Dejalos para cuando viajes al exterior”.

Esta es la respuesta que da un financista cuando se le pregunta qué hacer con los billetes de u$s 100 de cara chica.

“Depositarlos en una cuenta en dólares en el banco . Y retirar en otra sucursal o al otro día y pedir billetes cara grande o azules”, recomienda un cambista, para evitar pagar la comisión de 3% que cobran los arbolitos.

En realidad, a ellos les cobran el 2% por cambiarlos, y nadie trabaja gratis en la City, por eso le suelen agregar un punto de comisión.

El mejor precio es 1,5% que se puede conseguir directo en una “cueva”, siempre cuando los billetes se encuentren en buen estado.

Todas las series son de curso legal, por lo cual se aconseja utilizarlos cuando se va de viaje a los Estados Unidos

CÓMO CONSERVARLOS

“Los cara chica son un documento, por lo cual es esencial no doblarlos. Tenerlos siempre en un folio o en un sobre, fuera de la humedad y arrugas, no tirados en una lata”, aconseja un corredor de cambios.

A su juicio, lo más importante de todo en un billete es que esté en buen estado, recto, seco, sin manchas, sin arrugas y sin estar doblado, ya que se trata de un documento.

“La regla básica al querer cambiarlos por pesos es combinarlos: puede ser un problema todo billete de 1992 para atrás, por eso la sugerencia es combinarlos con modelos 1994, 1999, 2006 y 2010″, aconseja un bróker.

Otra forma es depositarlos en el banco y luego extraer los “cara grande”

Por otro lado, siempre antes de aceptar dólares advierte que es clave fijarse de qué año son: “Si te dan un par de antes de 1992 fijarte que estén en buen estado”, alertan en el sector.

LA AFIP TE VIGILA

Por otro lado, la obligación del banco es aceptarlos si el cliente los deposita en su caja de ahorro en dólares.

“Pueden depositar hasta un máximo de 12 salarios al año, luego saltan los ROS. Yo no depositaría más de u$s 5000 de cara chica si no los tengo declarados por miedo a que te metan un ROS. Ahora, una vez depositados, al extraer hay que pedir billetes que sean del 2010 en adelante”, recomienda una fuente conocedora del negocio.

En caso de que el banco diga que sólo tiene billetes de cara chica cuando se va a buscarlos, negarse a recibirlos y sacar turno para otro día o en otra sucursal.

TODOS VALEN IGUAL

Las entidades recalcan que los billetes de cara chica son de absoluta vigencia en todas sus series y no tienen fecha de vencimiento, por lo cual no es necesario cambiarlos.

El banco no sólo debe cubrir el costo de envío, sino también el financiero de tener los dólares inmovilizados hasta acumular una masa crítica para poder exportarlos

Para el banco, tiene un costo cambiarlos por cara grande, porque primero debe acumular no menos de u$s 1 millón para enviarlos a la Reserva Federal de los Estados Unidos y cambiarlos por cara grande, por lo cual puede tener las divisas paradas durante seis meses.

Por ende, no sólo debe cubrir el costo de envío, sino también el financiero de tener los dólares inmovilizados hasta acumular una masa crítica para poder exportarlos.

No sólo ocupan una posición de cambios y se debe pagar el aéreo, sino en muchos casos el envío desde sus sucursales en el interior del país hasta Buenos Aires, ya que los vuelos salen desde Ezeiza.

En total, es un 2% de comisión que tienen los bancos, que puede llegar hasta el 3%. Lo mismo que cobran en el mercado paralelo por cambiarlos.

Por Mariano Gorodisch – Cronista