Image default

Denunciaron a Rosa González

La ministro de Familia, Leticia Huichaqueo, denunció penalmente a su antecesora en el cargo, Rosa González, por el delito de administración fraudulenta en la adquisición de 1.000 colchones de línea económica que se habrían adquirido a tres veces más su valor de mercado.

La presentación fue en la Procuración General con el patrocinio del abogado Martín Castro. El pago de dicha contratación directa, se consumó el 10 de diciembre de 2015, mismo día que terminaba su gestión el exgobernador Martín Buzzi.

Según la presentación, la entonces ministro ordenó abonar a la firma proveedora 2.100.000 pesos, a un precio unitario de 2.100 pesos cada colchón cuando en realidad, según valores de mercado, oscilaba entre 700 y 1.200 pesos.

La Fiscalía de Estado solicitó ser querellante. Se solicitó que con el correr de la investigación se determine la posibilidad de configurar otras figuras penales, como negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública, cohecho y exacciones ilegales. Todo para determinar “las responsabilidades en el grado de organización, los roles asignados y la connivencia en el pago de sobreprecios” consumados en la adquisición de tales bienes a la empresa P&C Mayorista, de Chorpill Carolina.

Al iniciar el expediente de compra, julio de 2015, se solicitó la compra “urgente” de 300 colchones de una plaza “para la asistencia de las familias de escasos recursos y en situación de vulnerabilidad”.

En agosto se solicita la compra de 1.000 colchones por decisión de González, “ampliando significativamente la cuantía de bienes a adquirir”, dice la denuncia. “Siendo la máxima autoridad del Ministerio tomó la decisión de que se debían adquirir bajo la modalidad de contratación directa, y fue autorizada por el ministro coordinador de Gabinete, Juan Garitano”.

En septiembre “ante la llamativa urgencia surge el presupuesto de la firma P&C Mayorista, por 2.100.000 pesos”. El 4 de diciembre se aprueba por decreto 1.689 la contratación, pagada el 10 de diciembre de 2015. Según los presupuestos, actuales, presentados por la denunciante, los valores oscilan entre 749 y 1.200 pesos, por unidad. Las operaciones entre la exministro y la firma eran “asiduas”.

Huichaqueo concluyó en la presentación que “la Provincia pagó una suma dineraria excesiva, estableciéndose evidentemente el pago de sobreprecios en la contratación directa”.

La firma a la que González adquirió los 1.000 colchones estaba inscripta ante la Administración Federal de Ingresos Públicos en la categoría III T 1, que le posibilitaba tener ingresos por no más de 15.000 pesos. “Realizó una operación que supera sobradamente el ingreso que se le permite”, dice la denuncia.