Image default

Del pase a la final a la muerte de Cabrero: el destino puso a Lanús entre la gloria y el dolor en horas

El club del Sur se vio conmovido por la clasificación para el partido decisivo y, horas después, por la muerte del DT, un mentor de estos tiempos

La fiesta de Lanús por su llegada a su primera final de Copa Libertadores trocó en dolor con la muerte de Ramón Cabrero, un símbolo del club que lo instaló entre los grandes del fútbol y lo llevó como entrenador a su primer título en 2007.

Cabrero, emblema granate y quien se desempeñaba como secretario técnico y permanente hombre de consulta, murió en la madrugada de ayer a diez días de cumplir los 70 años.

Ramón Armando Cabrero Muñiz había llegado con cinco años desde su Santander natal para hacer de Argentina su patria y de Lanús su pago chico. Futbolista y entrenador del club, se recuperaba de un ACV que había sufrido en marzo pasado.

Seguramente muchos de los que vibraron en la fiesta del 4-2 a River, horas después habrán llorado a ese hombre canoso que en 2007 sacó a los vecinos de Lanús, futboleros o no, a la calle para festejar que el club del barrio había salido campeón tras 90 años de historia del la institución.

“Lanús lamenta profundamente el fallecimiento de Ramón Cabrero, entrenador campeón con nuestra institución en el torneo Apertura 2007”, expresó el club desde su cuenta oficial en Twitter.

Vivía a cinco cuadras de la cancha y cuando el Grana fue campeón jamás se sintió ilustre sino “un vecino más” del barrio, como solía decir.

Fue ese Apertura 2007, el de su consagración como símbolo del club, donde también brillaron José Sand y Lautaro Acosta, los ídolos que una década después pusieron al Grana en su primera final de Copa Libertadores.

“Ramón es un poco el fundador de todo esto, me trajo acá, estamos muy dolidos. Todo lo que él hizo por el club, los jugadores que sacó. Siempre ayudando, dando su mano”, lo recordó Pepe Sand.