Image default

Cristina recibió a Massa, el gesto que esperaba la política y el mercado

Lo recibió a solas en el Senado por más de una hora, confirmando un respaldo que esperaba el mercado.

Sergio Massa visitó a Cristina Kirchner en su despacho del Senado y charlaron durante una hora sobre las medidas que anunciará este miércoles como superministro de Economía. La reunión de los dos a solas en el despacho de la vicepresidenta consumo así la foto que estaba esperando el mercado, que tenía dudas hasta que punto Cristina respaldaba la decisión de cederle el manejo de la economía a Massa.

“Hablaron de los desafíos que tiene Argentina y del Frente de Todos”, fue la escueta explicación de las fuentes consultadas, luego que la vice publicara en las redes sociales la foto del encuentro, un gesto de respaldo más que elocuente que nunca ofreció a Silvina Batakis.

Cristina confirmó así que avaló el desembarco de Massa en Economía, con un control de áreas del que no gozó ninguno de sus antecesores. Un movimiento mayor que ubica en un segundo plano al propio Alberto y sugiere la irrupción de un nuevo liderazgo en el peronismo.

Massa confirmó este lunes a las primeras líneas de su gabinete, que incluyen pesos pesado como los economistas Daniel Marx, Raúl Rigo y Leonardo Madcur y el abogado y ex ministro Ricardo Casal. Un giro pro mercado y ortodoxo que planteaba dudas hasta que punto contaba con el respaldo de Cristina. Lo interesante es que la vicepresidenta lo recibió, después que anunciara las designaciones.

Massa, como anticipó LPO, mantuvo intacta toda la línea de funcionarios kirchneristas de Energía, como el subsecretario Federico Basualdo y el titular del Enargas, Federico Bernal. El único nombre en duda es el del secretario de Energía, Darío Martínez, que en la interna que tuvieron los kirchneristas con Martín Guzmán, decidió oscilar.

Como sea, fuentes del Congreso señalaron que Cristina habría dejado claro a sectores de La Cámpora que Massa era la única alternativa para que Alberto Fernández termine el mandato. 

“Sería el primer gobierno peronista que se va sin un golpe de Estado”, era la lectura que circulaba por los círculos camporistas, para justificar la llegada de Massa, quien mantiene una estrecha relación con Máximo Kirchner pero en las últimas semanas se lo vio más con Cristina. “Hace un mes que estén todo el día juntos”, exageraban fuentes del kirchnerismo.

Pero lo cierto es que la vicepresidenta tiene con Massa un nivel de diálogo que no tuvo con Guzmán ni con Batakis. Resta ver como navega ante su propios seguidores el giro pro mercado que el flamante ministro sugiere. “Es lo que hacía Nestor”, simplificó ante LPO una fuente de La Cámpora, sugiriendo que transitarán sin mayores complejos la nueva situación.

Fuente: LPO