Image default

Cristina: “No es renunciamiento ni autoexclusión, es proscripción”

La vicepresidenta sostuvo que no se había autoexcluido sino que estaba “proscripta” y convocó a los peronistas a “sacar el bastón de mariscal de la mochila”. En su última aparición del año, en Avellaneda, volvió a denunciar la existencia de un partido judicial y convocó a una gran movilización para el próximo 24 de marzo por una “democracia sin mafias”. 

La vicepresidenta Cristina Kirchner ratificó su centralidad política en un mensaje para cerrar el 2022 y dar inicio al año electoral alentando a los peronistas a “sacar el bastón de mariscal de la mochila”. “Saquenló, no pidan permiso a nadie”, azuzó. En el discurso previo, el gobernador Axel Kicillof cerró con un: “Te necesitamos Cristina para seguir avanzando con los derechos”. La vice aclaró luego cuál era su situación respecto a las candidaturas al subrayar que “acá no hay renunciamiento ni autoexclusión, hay proscripción” y puso de relieve el miedo que surge de la persecución mediático-judicial como “un gran disciplinador de la dirigencia política”. Por eso, concluyó convocando a una gran movilización para el próximo 24 de marzo, a los 40 años del retorno democrático, con la consigna “Argentina y democracia sin mafias”.

Cristina no quiso que terminara el año sin un último discurso luego de aquella presentación virtual el día de su condena, cuando anunció su decisión de no postularse a nada en 2023 y así patear el tablero político, como acostumbra a hacer cada tanto dada la centralidad que mantiene pese al paso del tiempo. Su liderazgo en el peronismo, claramente, no encuentra reemplazo. Originalmente, estaba prevista una aparición en un encuentro de los líderes regionales progresistas del Grupo de Puebla, pero entre un inoportuno Covid y el avance del Mundial, la reunión quedó para marzo. Entonces se pautó esta reaparición para inaugurar el espectacular polideportivo Diego Maradona en Avellaneda de la mano de dos dirigentes con los que siente cercanía: el gobernador Kicillof y el intendente Jorge Ferraresi.

Buscó bajar a tierra el conflicto con el Poder Judicial, reavivado con el reciente fallo que le devolvió recursos de la coparticipación a la ciudad de Buenos Aires. Las encuestas marcan que para un sector de la población se trata de una pelea entre elites, lejos de sus preocupaciones diarias. “Creanmé que este partido judicial está influyendo sobre la vida de todos los ciudadanos y ciudadanas, hay que despabilarse”, lanzó, y mencionó los amparos que impidieron que sea declarado servicio público la provisión de internet o la medicina prepaga con el consecuente encarecimiento de la tarifa.. Recordó a los jueces y fiscales que viajaron a Lago Escondido invitados por el Grupo Clarín, “que hoy comanda este estado paralelo que tiene la Argentina y que está definiendo la calidad de vida de todos”. 

Una de las expectativas respecto a su mensaje era que definiera más claramente su rol para 2023. Desde aquel anuncio luego de la sentencia hubo una reunión de los gobernadores con la CGT y luego el presidente Alberto Fernández prometió ponerse al frente de la estrategia del oficialismo, todos movimientos en miras a una reorganización en su ausencia. La vice ironizó respecto a los anuncios del acto, en donde lo planteaban como la reaparición luego de su renunciamiento. “Vamos a hablar clarito, porque soy peruca y hablamos clarito”, arrancó y la platea respondió de inmediato con el tradicional “Cristina presidenta”. “No es eso, no sean malos”, sonrió.

“El único renunciamiento que tuvo el peronismo fue el de Eva Perón, y acá tampoco hay autoexclusión. Vamos a hablar clarito: acá hay proscripción”, definió. Y aclaró que lo que anunció ese día no había sido fruto de un estado de ánimo exaltado sino que fue meditado. “Esto de la proscripción es fundamentalmente un acto de disciplinamiento hacia el conjunto de la dirigencia política argentina para que nadie se vuelva a animar a tanto, a recuperar las AFJP, por ejemplo, o YPF, o mejorar la distribución del ingreso de modo tal que los trabajadores participen más del PBI y que tengan el mejor salario”, completó. Dijo que esa estrategia comenzó el día que dejó la Casa Rosada y que, con precisión quirúrgica, concluyó en el momento de la definición de las candidaturas. Puntualizó, además, que la ofensiva no era contra ella en particular sino contra el peronismo en general.

Kicillof, en un mensaje bastante breve, habló también del partido judicial por el que la oposición consigue lo que no pudo obtener con los votos, como en el caso del fallo de coparticipación que favoreció al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Presentó a la vice con un párrafo encendido: “Pueden seguir amenazando a Cristina. Todos con el corazón en la boca vimos cómo te disparaban en la cabeza. Luego de eso buscaron tu proscripción. Pero saben qué, no les tenemos miedo. A vos te necesitamos, Cristina, para seguir avanzando con los derechos”, expresó ante una platea fervorosa de dirigentes kirchneristas, militantes y ex deportistas, alrededor de unas mil personas. Afuera, siguiendo el acto a través de pantallas, quedaron unos cuantos miles más. Por el nuevo esquema de seguridad, la asistencia tiene que estar limitada. 

Pero Cristina optó por alentar a la dirigencia peronista que salga a las calles, un mensaje que ya había bajado en la cena con dirigentes bonaerenses en Ensenada, la misma noche de su condena y en medio de la conmoción general.  “No estemos mirando los peronistas para que alguien baje mágicamente a decirnos qué es lo que hay que hacer”, volvió a decir. Alentó a tomar el bastón y “salir a hablar y a explicar”. Como al pasar, tanto que casi quedó inadvertido, habló de la pertenencia a “la agrupación política amague y recule permanente”, que se entendió como un dardo a Alberto Fernández. La última crítica que se le hace desde el kirchnerismo fue el reciente anuncio del pago con un bono de la decisión de la Corte a favor de Rodríguez Larreta, cuatro días después de haber expresado en un comunicado firmado junto a 14 gobernadores que el fallo era político y de imposible cumplimiento. 

La vicepresidenta cerró el año con un mensaje desafiante para el peronismo, que habrá que ver cómo reacciona ante el desafío. Por ahora son pocos los que se mueven como candidatos para el años próximo mientras que el panorama en Juntos por el Cambio se presenta más claro. El partido judicial y la oposición actúan en conjunto regidos por una doble vara cuando se trata del peronismo. Recordó el caso del diputado Juan Ameri, expulsado sin contemplaciones de la Cámara por besarle una teta a su pareja durante una sesión virtual, mientras que Gerardo Milman, el legislador vinculado a Patricia Bullrich involucrado en múltiples irregularidades y con conexiones aún no aclaradas respecto al atentado en su contra, sigue en su banca como si nada. Por eso convocó a una gran movilización el próximo 24 de marzo para que exista una democracia liberada de las mafias.