Image default

Crimen de Fernando Báez Sosa: un vecino de Zárate acusó a Lucas Pertossi de amenaza de muerte y robo

Culminó la segunda semana del juicio oral con las declaraciones de dos bomberos y un hombre que aseguró haber sido amenazado semanas antes del trágico hecho en Villa Gesell.

En el mediodía de este viernes 13 de enero culminó la décima jornada de audiencias del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa que se desarrolla en el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Dolores. Hubo tres testimonios claves. El lunes declararán los testigos que solicitó la defensa de los acusados a cargo de Hugo Tomei.

Antes de ingresar al tribunal el defensor legal de la familia Báez Sosa, Fernando Burlando, había descrito que la jornada sería corta y con testigos “de concepto”. Fue entonces cuando planteó que un testimonio demostraba la existencia de un modus operandi de los acusados. La persona era de Zárate al igual que ellos. Luego pidió “ocho condenas” para los “ocho acusados”.

Del otro lado, Hugo Tomei se reunió con sus defendidos. En el día de ayer, uno de ellos habló. “Yo no estaba ahí”, dijo Lucas Pertossi cuando los videos de prueba de los peritos de la Policía Federal lo ubicaban en la escena del crimen. Luego cerró la puerta a cualquier otra respuesta: “No te voy a responder. No quiero responder ninguna otra pregunta, no se esfuercen porque no voy a responder más nada”.

En declaraciones posteriores a esa escena, Burlando dijo que el “pacto de silencio” de los rugbiers estaba “fisurado”. 

Qué pasó en la décima jornada de audiencia

Este viernes prestaron testimonio dos bomberos voluntarios que asistieron a la víctima tras la salvaje golpiza de los rugbiers a la salida del boliche Le Brique, en la madrugada del 18 de enero de 2020, en Villa Gesell.

Si bien estaba pactado que declaren en la primera semana del juicio, recién lo hicieron hoy. En el caso de la bombera Verónica Onieva, sostuvo que al arribar a la escena del crimen Báez Sosa “no tenía signos vitales”.

Su compañero Javier Timoteo confirmó la mismo y agregó que Onieva sustituyó a Virginia Pérez Antonelli en las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP), pero que ya entonces la víctima no tenía signos vitales.

Un testigo denunció amenazas y un robo de Lucas Pertossi

Quien también declaró hoy fue Pablo Gastón Zapata, un joven que vive en Zárate y que denunció haber sido agredido por Máximo ThomsenEnzo Comelli, Matías BenicelliAyrton Viollaz, Blas Cinalli, Luciano, Lucas y Ciro Pertossi meses antes del asesinato de Báez Sosa. Zapata también sostiene que Lucas Pertossi le robó la moto. 

El testigo fue claro al acusar a Lucas Pertossi sobre una amenaza: “Hijo de puta, te voy a matar, te voy a robar la moto”, recordó que le dijo. “No soy quien para juzgar a este chico. Hice la denuncia. Se que fue él”, expresó sobre el robo de su moto por el que denunció a Pertossi.

El vecino de Zárate ya había acusado a varios de los acusados

Después de la muerte del estudiante de abogacía, Zapata (38 años) declaró en varios medios cómo lo habían atacado los rugbiers. La dinámica de las peleas —una con fecha del 10 y otra con fecha del 15 de diciembre de 2019— fue similar a la de Villa Gesell un mes después.

En una entrevista para Canal 9, Zapata dijo: “La primera vez nos atacaron a piedrazos entre doce. Hicieron ese cercado que te hacen ellos para que nadie se escape. Pensé que me mataban. Hasta el día de hoy siento puntadas en la cabeza”.

Sus palabras coinciden con las de Francisco Santoro, amigo del remero Pablo Ventura, cuando declaró en el juicio. El joven explicó cómo era el modus operandi del grupo en Zárate: “En una previa, uno de ellos lo provocó a uno de mis amigos. La forma en que te provocan o buscan tu reacción es con empujones, a propósito. Un toque en la cabeza o un vaso derramado. Te ponían a prueba a ver tu reacción. Te quedabas callado y te alejabas o reaccionabas mal”.

Sobre Lucas Pertossi, detalló: “Empezó una pelea adentro que terminó afuera con un chico lastimado. No era humano ver lo que estaba pasando. Es el que siempre te pone a prueba con empujones, con golpes, con lo que sea”.

Burlando le preguntó a Santoro si el rugbier era muy agresivo, a lo que contestó: “Sí, totalmente. Para que te des una idea: el chico termino hospitalizado con fractura de cadera”. En último lugar le consultó: ¿Qué concepto te merecen los acusados?”. “Son personas cuya su diversión era salir a buscar pelea a la noche: les divertía pelear”, finalizó el testigo.

Las claves de la décima jornada

La décima jornada del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, este viernes 13 de enero, tendrá la peculiaridad de que la defensa de los ocho rugbiers, que hasta el momento se comportó expectante, podría poner en marcha en lo sucesivo alguna estrategia para dar un giro en el proceso, con el objeto de atenuar las posibles penas que reciban los agresores del joven asesinado.

Es que por ahora nadie conoce si Hugo Tomei jugará alguna carta adicional pues al comienzo del juicio, a diferencia de la querella que insistió con que irá por el pedido de prisión perpetua para los ocho acusados, no ensayó alguna otra alternativa a la del homicidio agravado que sostiene la acusación.

Tomei insistió tal cual como hizo durante la Investigación Penal Preparatoria (IPP) en señalar que existieron irregularidades del proceso judicial, por la forma y la calificación legal que les imputaron a los rugbiers. Pero ni bien fueron planteadas esas dos nulidades, el Tribunal 1 de Dolores las rechazó, pues habían sido un calco de lo que cuestionó y ya había sido desestimado.