Image default

¿Cómo se conocieron El Polaco y Karina “La Princesita”?

El divertido ida y vuelta que mantuvieron el programa del cantante, les permitió hablar del pasado sin rencores. Mirá el video.

Luego de unos meses alejada de los medios, Karina “La Princesita” reapareció en El Polaco, un viaje inolvidable, el ciclo conducido por El Polaco. Bajo el formato de carpool, la expareja recordó la vez que se conocieron y aprovecharon para enviarle juntos un saludo de cumpleaños a Sol, la hija que tienen en común.

El divertido ida y vuelta que mantuvieron les permitió hablar del pasado sin rencores. Para romper el hielo, El Polaco trajo a colación la forma en que se conocieron, luego de que él quedara flechado al verla cantar: “No había ido a verte a vos. Podía tocar cualquier grupo, pero había tomado un par de cervecitas de más… ¿Y te acordás que te toqué el tobillo? Porque dije que nadie te llegaba a los tobillos”, recordó.

Para Karina se trató de una noche muy rara: “Estabas re acelerado, porque yo me acuerdo de un chiquito que me decía ‘a vos nadie te toca los talones’ y me tocaba los talones. Yo decía ‘uy este chico es re intenso’. No sabía que te iba a conocer”.

Más adelante la conversación derivó en Sol, la hija de ambos que en estos días cumplió 15 años. Juntos reflexionaron sobre el paso del tiempo y sobre sus aprendizajes como padres: “Cuando llega el momento, te das cuenta de lo rápido que pasa el tiempo. Y a la vez como que frena el tiempo y te ponés a recordar lo que era de bebé”, dijo Karina visiblemente emocionada.

La cantante compartió una reflexión sobre lo que significó la llegada de su hija: “La música a mí me salvó, pero aun teniendo la música, seguía totalmente depresiva y triste. Y a mí Sol me salvó la vida, se convirtió en mi ángel y en la personita que me hizo tener fuerzas cuando yo no tenía fuerzas ni para mí”.

El Polaco escuchó atentamente las palabras de Karina y también se emocionó al reflexionar sobre su crecimiento como padre: “Fue el primer motivo de mi vida para tener un rumbo, de cambiar mi forma de ser, mi forma de pensar. Acepto todas las cagadas que me mandé, pero fue la primera vez que dije: ‘La vida no es todo llorar y tristeza’”. El recordar que tenía apenas 19 años cundo la tuvo, el cantante reconoció: “Todavía sigo aprendido, a veces me mando mis cagadas”.