Chubut Para Todos

Cómo es el sistema de Sturzenegger para privatizar el reparto de alimentos tras el escándalo de Sandra Pettovello

Javier Milei sostuvo que, con el “sistema alternativo de contratos contingentes”, “no hay nunca más un problema de algún alimento vencido. Lo tiene un privado, en algún momento pido que lo mande y se terminó el problema de que un alimento se venza”.

El economista, expresidente del Banco Central y próximo funcionario del gobierno, Federico Sturzenegger, anunció que diseñó un “sistema alternativo” de contrataciones que involucra al sector privado para las futuras compras que realice el Ministerio de Capital Humano. “Lo genial es que no hay nunca más un problema de algún alimento vencido. Lo tiene un privado, en algún momento pido que lo mande y se terminó el problema de que un alimento se venza”, defendió el presidente Javier Milei.

Tras el escándalo por la confirmación de las toneladas de alimentos que el Ministerio de Capital Humano se rehusaba a distribuir, el presidente, la ministra Sandra Pettovello y Federico Sturzenegger se reunieron al mediodía de este domingo para evaluar una respuesta a la crisis que atraviesa la gestión y por la que echaron a Pablo de la Torre por sospechas de contrataciones irregulares y supuesto cobro de retornos. En esa reunión, Sturzenegger presentó su “sistema de contratos contingentes” con el que cree que se “barrerá con los mecanismos con los que el sistema político ha lucrado con la pobreza”.

“Tenemos dos formas de generar la llegada del alimento. Una de manera directa, que es la AUH, el plan alimentar y el plan alimentar comunidad, que asiste a los comedores (los de verdad, no los fantasmas). Por otra parte, en la asistencia social: si usted tiene un evento catastrófico, hemos diseñado un instrumento contingente, un call option, con el cual usted paga esa prima y en caso de que se presente, es como un seguro. Si se presenta el siniestro, usted ejecuta el seguro, por eso es una opción, un call”, explicó Javier Milei este domingo en comunicación con radio Mitre.

“¿Cuál es la ventaja? Supongamos que usted tendría que tener para emergencias un stock de 100 y sucede que el call cuesta 10. Entonces con esos mismos 10, si usted tenía 100, ¿qué puede hacer? Comprar por 100 y tiene cobertura por 1000. Eso le amplía la cobertura en caso de emergencia. Segundo, como es un call y usted lo ejecuta cuando se le da la gana, dentro de los plazos del call, eso hace que usted no necesite tener los stocks. Nos ahorramos el almacenamiento, un montón de dinero. Lo genial es que no hay nunca más un problema de algún alimento vencido. Lo tiene un privado y en algún momento pido que lo mande. Se terminó el problema de que un alimento se venza”, ahondó el libertario.

En ese sentido, el presidente continuó: “Usted cuando hace el acopio para una emergencia compra un montón de cosas, pero quizás no necesita todo lo que stockeó. Entonces, dado el tipo de emergencia que puede tener, uno arma un contrato para cada tipo de producto, y sólo ejecuta el de la crisis que se presenta, con lo cual baja mucho más el costo. ¿Y sabe qué es lo más interesante? Que sacó a los intermediarios y se terminó la corrupción de los pasamanos. No me va a decir que no hemos creado un instrumento fabuloso para la cobertura de emergencias, que nos amplifica el poder de cobertura, la eficiencia y termina con la corrupción”, dispuso.

Al explicar su proyecto vía Twitter, Sturzenegger había opinado que el sistema actual de “acopio” es “ineficiente y caro”. “Una cosa es proveer ayuda a los más vulnerables y otra es usar esa ayuda para sostener una red de negocios privados. Esto último es lo que la ministra Pettovello ha ido descubriendo durante su gestión y por eso los ataques”, aseguró el hombre que formó parte de la Alianza y de Cambiemos. “La migración a un sistema de contratos contingentes barrerá con otro más de los mecanismos con los cuales el sistema político ha lucrado con la pobreza, claro está, hasta la llegada de Javier Milei a la presidencia“, afirmó.

Echaron a Pablo de la Torre, pero el escándalo continúa

Tras despedirlo de su cargo como secretario de Niñez y Familia, el gobierno nacional denunció penalmente a Pablo De la Torre el último viernes, tras el descubrimiento de irregularidades en el manejo y control de alimentos almacenados en los galpones del Ministerio. El juez Sebastián Casanello, quien había ordenado que se presente un plan de reparto de los alimentos, ahora investiga junto a la fiscal Paloma Ochoa la compra de 3,3 mil toneladas de alimentos, valuadas en casi 4 mil millones de pesos, por parte del Ministerio que lidera Sandra Pettovello y a través de la Organización de los Estados Iberoamericanos (OEI).

La OEI recibió este año cerca de mil millones de pesos por acuerdos firmados por el propio De la Torre, quien a su vez, habría entregado al menos 100 nombres para hacerlos figurar como contratados, difundió Infobae. En ese marco, la titular de la cartera lo denunció en la Oficina Anticorrupción para que se siga de cerca el accionar de su ex mano derecha. Por su parte, la ONG internacional salió a desligarse del asunto y señaló a Sandra Pettovello.

“La OEI llevó a cabo la contratación de prestadores para diversas funciones solicitadas por dicha dependencia. La selección de perfiles corresponde exclusivamente a la Secretaría, mientras que la OEI se limita a ejecutar las decisiones y procedimientos establecidos por esta”, aclararon a través de un comunicado. “Además, cualquier inconsistencia detectada en los procesos es comunicada fehacientemente, para que la Secretaría determine las acciones a seguir, reafirmando el compromiso de la OEI con la transparencia y la rendición de cuentas”, agregaron.

Además, confirmaron que se firmó un convenio para “la prestación de servicios de personal transitorio y la adquisición de alimentos destinados a mejorar la calidad nutricional de familias en situación de vulnerabilidad“, descartando la versión oficial del gobierno, comunicada por el vocero presidencial, Manuel Adorni, que señaló que se trataba de productos para “emergencias o catástrofes”. “Este acuerdo permitió un ahorro del 40% en los precios de referencia, superior a los 2.500.000.000 de pesos. Los costos administrativos, que representan el 5% del total adjudicado, se destinan a gastos bancarios, auditorías y recursos humanos, con el excedente es reinvertido en nuevos proyectos de cooperación”, resaltó la OEI.