Image default

Claves para entender el proyecto oficial de reforma electoral

Qué establece la iniciativa del Poder Ejecutivo Nacional que tratará próximamente la Cámara de Diputados. Un análisis de Cippec sobre el tema.

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, anunció en junio último un proyecto de ley de reforma electoral. El Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) publicó un documento en el que analiza la iniciativa.

A continuación, un resumen para entender la propuesta que se discutirá las próximas semanas en las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Presupuesto de la Cámara Baja:

1- Del papel a la boleta electrónica, con reparos

Según Cippec, para reemplazar la boleta múltiple partidaria que se utiliza hoy, “el proyecto de ley describe un sistema híbrido de voto electrónico”, ya que a la hora de votar las listas electorales estarán disponibles digitalmente, pero la opción elegida por el votante será impresa, de manera que le permita corroborar que su elección se corresponde con el registro digital.

Uno de los beneficios del sistema es que, al contabilizar los votos de manera automática, la velocidad del escrutinio será mayor, lo que contribuirá a una precisión más exacta del resultado final.

Sin embargo, según el documento, “la experiencia internacional indica que la automatización del sufragio requiere sofisticadas capacidades de control por parte de las autoridades de aplicación y de los actores del sistema (agrupaciones políticas y votantes) así como autonomía del poder político”. El proyecto oficial no contempla estos puntos, ya que, según Cippec, la Cámara Nacional Electoral no cuenta con la suficiente capacidad técnica de control y la contratación de los servicios están a cargo del Ministerio del Interior.

2- Ahora sólo se podrá “jugar” en una interna

En el texto oficial las elecciones primarias siguen siendo obligatorias pero cambian las posibilidades de elección para los votantes. A diferencia de lo que ocurre hoy, que habilita a los electores a participar de la interna de varios partidos y cargos, sólo se podrá “jugar” en la elección de candidatos de una sola agrupación o “acuerdo electoral”.

Según Cippec, el cambio propuesto “constituye una limitación razonable del derecho a elegir, en la medida en que el propósito de las elecciones primarias es elegir los candidatos que cada partido o alianza postulará en la elección general y no mandatarios que representen a los electores”.

3- Elecciones unificadas para terminar con la fatiga de votar

En la Argentina, las elecciones nacionales tienen desde 2004 una fecha establecida en el Código Electoral Nacional. Los gobernadores, en cambio, poseen la libertad de convocar a comicios provinciales y municipales en forma simultánea o no con el sufragio nacional. Esto provoca que los ciudadanos deban concurrir varias veces a votar.

El proyecto promueve un Acuerdo Federal con las provincias para simplificar el cronograma electoral a través de dos cambios: adelantar la fecha límite de 60 a 120 días para que cada provincia dé aviso de que adherirá a la Ley de Simultaneidad y, en caso de que las jurisdicciones realicen sus elecciones el mismo día que las nacionales, deberán utilizar el nuevo sistema de votación y reglas que establece el proyecto.

¿Qué problemas trae esto? Según Cippec, “las nuevas reglas entran en conflicto con la legislación de algunas provincias que permiten el uso de lemas y sublemas, listas espejo o colectoras/adhesiones”. Por eso, la ONG aconseja, entre otras sugerencias, extender el plazo en el que rija la simultaneidad para que las provincias puedan adecuarse mejor a los requisitos que pide el texto oficial.

4- Pocos cambios para evitar los fondos electorales “en negro”

Como señaló Chequeado en esta investigación, las campañas electorales se hacen con muchos más fondos “en negro” que declarados. Pese a esto, el proyecto establece solamente dos modificaciones al respecto: introduce un procedimiento que especifica los pasos a seguir en caso de sanciones y aumenta el número de auditores contadores de ocho a 25 (un auditor coordinador y uno por cada distrito electoral).

Julia Pomares, directora ejecutiva de Cippec, afirmó en una entrevista en el ciclo Conversaciones de La Nación que “más del 90% de los aportes [de campaña] son en efectivo y, por lo tanto, en negro”. El informe mencionado propone limitar este tipo de aportes a pequeñas donaciones y sugiere otro tipos de mecanismos de financiamiento (campañas de pequeñas donantes).

Además, Cippec impulsa un mecanismo de publicación inmediata de los aportes y gastos de campaña, volver a permitir los aportes de empresas durante el período electoral que se prohibieron en 2009, limitar la publicidad oficial y no permitir el uso de la cadena nacional durante la campaña. Por último, a diferencia de lo que ocurre hoy (las sanciones recaen sobre todo en los responsables político y económico de los informes financieros), sugiere que los candidatos también sean responsables de las violaciones a la ley de financiamiento.

Por Lucia Gardel y Santiago Chinni – chequeado.com