Image default

“Chinchu”, el intendente que vivió en la calle y Axel Kicillof sumó a su Gabinete

Vivió en la calle, sabe lo que es el hambre y recibió latigazos de su abuelo. Apenas terminó la primaria, consiguió ser electo tres veces jefe comunal de Roque Pérez. Ahora, el gobernador bonaerense lo eligió como interlocutor entre el ejecutivo y los intendentes del interior de la provincia en el programa 6×6.

Juan Gasparini, alias Chinchu (él diría que es al revés porque si le dicen Juan ya no se da por aludido) es peronista “hasta la médula” y logró ser electo tres veces intendente de Roque Pérez, una localidad que puede definirse como conservadora a pesar de que en su biografía casi no hay desgracia que le haya sido ajena.

Ahora acaba de ser nombrado asesor en el Ministerio de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, en un equipo que tendrá a su cargo el análisis, evaluación y seguimiento de las políticas que integran el Programa de Reconstrucción y Transformación Provincial 6×6 para los municipios del interior.

Axel Kicillof siempre le tuvo mucha confianza, respeto y cariño. Esos sustantivos se traducen ahora en una designación que pone a Chinchu frente al desafío de ser el nexo entre los jefes comunales y mandatario bonaerenseNadie que lo hubiese visto durmiendo en la calle y comiendo salteado a los 12 años lo habría imaginado.

La historia detrás del apodo

Gasparini resume su historia en el tuit que tiene fijado en su cuenta: “Un carnicero me puso Chinchulín cuando era muy chico, porque era flaco y me regalaba los chinchu porque no tenía para comer. En vez de renegar del apodo, lo llevé conmigo y así me conocen en todos lados”.

Chinchu vivió en la calle, sabe lo que es el hambre, padeció los latigazos de su abuelo, apenas terminó primer grado, “hombreó” bolsas, “cuereó” nutrias y vendió turrones en el cementerio. También levantó quiniela. Más de una vez, fue preso por pelearse con la policía. La misma policía que se le tuvo que cuadrar cuando ganó por primera vez la Intendencia.

Siempre fue peronista, entrador y conocedor de la calle. Cuando empezó a miilitar en política y le preguntaban por qué firmaba de un modo tan simple (firmaba con una suerte de círculo), él respondía, “porque cuando sea intendente voy a tener que firmar muchos cheques”. Lo logró con la primaria apenas terminada. Y terminó de aprender a leer leyendo revistas.

Un “negro” de abajo

Soy un negro de abajo sin estudios que pudo hacer cosas para los que sufrieron lo que yo sufrí. Muchos me critican porque les doy laburo a los que nadie emplearía, pero sería un mal parido si no lo hiciera”, suele decir.

Es un hombre práctico en el mejor de los sentidos. En el hospital de Roque Pérez, por ejemplo, encaró reformas que incluyeron el cambio de las sillas del acompañante porque eran incómodas para pasar muchas horas. Las cambió por unos sillones hondos y modernos para que quien tiene que pasar allí días y días al lado de un ser querido no sufra más de lo que está sufriendo.

Lo hizo porque durante varios años tuvo que velar por la salud de una de sus hijas cuando era chiquita, en La Plata, y no se olvida de cómo le quedaba el cuerpo después de casi encarnarse en el metal frío.

Las anécdotas de sus gestiones se amontonan y podría escribirse un libro sobre este intendente de cercanía, que más de una vez tuvo problemas familiares por haberle pagado de su bolsillo la luz a un vecino mientras le cortaban la energía en su propia casa. Parece de cuento, pero es verdad. De hecho, los vecinos siguen yendo a su casa a cualquier hora a plantearle sus problemas haciendo caso omiso del perro que adoptó para “asustarlos”. Nadie se asusta porque saben que está y que los va a atender.

Chinchu se crió en un familia pobre. Y la pobreza le mostró adversidades que dice haber transformado en cosas positivas.  “Vivíamos en una casa de chapa, vieja, sin piso. Mi colchón era dos o tres bolsas de arpillera cosidas y mi cobija lo mismo. Había chinches, pulgas, lo que te imagines. Mi abuelo, en el último tiempo, nos fajaba a la abuela y a míCuando tenía once años, una tardecita, hubo una fiesta en el Comité Conservador. Yo iba a esas fiestas -a pesar de que ya me sentía peronista- por la comida: nunca me olvido de las empanadas dulces que había. Si podía, me traía algo porque siempre fui un buscavidas. Cuando volví, mi abuelo se enojó porque no le había traído vino y me dio latigazos de lo lindo. Se me acabó la paciencia y fue mi último día en esa casa. Tenía doce años”, cuenta.

Ese fue su final en esa casa. Se fue a vivir con siete perros a la calle. “Me hice un ranchito con unas cañas y tomaba agua contaminada. Comía salteado. Sé lo que es el hambre, el hambre de verdad. Iba a ver a la vieja cuando no estaba el viejo, al que cuidé cuando estuvo mal. Así estuve tres meses”, recuerda.

“Nunca quise pasar desapercibido”

En ese momento, su cabeza hizo un “click” y se dio cuenta de que tenía que conseguir trabajo. Se fue a vivir con Omar, “un vecino muy recto al que siempre le voy a estar agradecido”, y se puso a hacer lo que saliera. “Trabajé en un horno a ladrillos, hombreé bolsas, vendía turrones en el cementerio, cazaba nutrias para vender el cuero y para comer. Aprendí de gente más grande que yo”.

No puede elegir un sólo momento como el más duro de su vida. Dice que hubo varios. “Cuando manejaba un camión, me agarró el tren y tuve un accidente grande que me llevó a separarme de mi mujer porque no quedé bien de la cabeza. Cuando se murió muy joven la mamá dos nenas mías fue otro momento duro. Pero siempre me repuse porque me quiero mucho a mí mismo, nunca quise pasar desapercibido y sabía que alguna vez iba a ser intendente”.

Un sueño por triplicado

No fue intendente sólo una vez: ya va por el tercer período aunque la última elección estuvo peleada y se alzó con el cargo por apenas 11 votos.

La vida sigue haciéndosela difícil. Chinchu tiene cáncer y va y viene de la quimio, que lo tira bastante, pero apenas se recupera vuelve a hacerse cargo del municipio.

Y sigue sin querer pasar desapercibido. Cuando le tocó darse la primera dosis de la Sputnik V, ya en pandemia, se sacó una foto con una imagen del presidente ruso Vladimir Putin.

Sabía que esa imagen iba a valer más que mil palabras al punto de que ese día dio vuelta en los noticieros del mundo entero y desde Rusia viajaron a Roque Pérez periodistas que querían saber quién había sido tan temerario y astuto.

El nuevo Desafío

Chinchu habla muy seguido con Kicillof y conoce mucho a los otros 134 intendentes de la provincia de Buenos Aires.

Es por eso que el gobernador lo puso al frente de un equipo que tendrá a su cargo el análisis, evaluación y seguimiento de las políticas que integran el Programa de Reconstrucción y Transformación Provincial 6×6.

Cuando este martes muy temprano habló con Télam, estaba muy entusiasmado y apunto de entrar a una sesión de quimioterapia.

“Voy a estar en el ministerio de Cristina Álvarez Rodríguez, voy a ser el interlocutor con los intendentes para hacer lo que sé hacer, político. Llegar a los municipios cuando tienen problemas con obras, la idea es acerca cada vez más el gobierno a la gente. Me están consiguiendo un despacho para recibir a los compañeros intendentes. Lo primero que voy a hacer es trabajar el tema de las escrituras que están paradas, tenemos muchas cosas para hacer”, dijo.

Si hay algo que no le falta es la capacidad para resolver problemas ni la habilidad para conectar con la gente.

Por eso en Roque Pérez lo quieren. Porque resuelve todo lo que está a su alcance y está en los detalles: dice que jamás faltó al entierro de un habitante del pueblo. Será por eso que le le devuelven la pelota y a sus 73 le organizaron un cumpleaños sorpresa.

Ya podría haberse jubilado, por su edad y por sus problemas de salud. Pero aunque a veces reniegue, sabe que la política es su vida.

Dice que su único vicio fueron las mujeres y todavía es coqueto.

Por eso cuando le llegue la hora de partir le tiene dicho al director del hospital que no se les les vaya a ocurrir darle el último adiós con canas. Tienen bien claro que cuando los muchos que lo quieren vayan a despedirlo tiene que estar teñido.