Image default

Cardano: la criptomoneda “verde” que creen puede valer más que Facebook

ADA consume mucha menos energía que Bitcoin. Y las características de su red hacen que tenga mucho más potencial que ser solo una criptomoneda.

Uno de los aspectos que más se cuestionan a las criptomonedas es el consumo eléctrico que conlleva la minería. A mediados de este año, el multimillonario Elon Musk, un entusiasta del mundo cripto, cuestionó ese aspecto sobre el Bitcoin, anunció que Tesla ya no la aceptaría como medio de pago, y desató una debacle en el ecosistema de la cual aún no termina de recuperarse. Sin embargo, hubo una critpodivisa que sobrevivió: Cardano.

La criptomoneda Ada, basada en la plataforma Cardano, no solo evitó una caída de precios, sino que en realidad aumentó un 20% inmediatamente después del tuit de Musk. En la actualidad cotiza en máximos históricos por encima de los u$s2,2.

Una razón de esto es su tecnología subyacente, que se basa en una prueba de participación, no en una prueba de trabajo. Esto significa que no depende de computadoras que consumen mucha electricidad para procesar transacciones y generar nuevas unidades de Ada.

Cardano se describe a sí misma como la criptomoneda “más ambientalmente sostenible”, gracias a su innovador protocolo blockchain de prueba de participación que valora el porcentaje de monedas que posee un minero en lugar del poder de procesamiento que tiene.

A principios de este año, el fundador de Cardano, Charles Hoskinson, estimó que su red usa menos energía que el 0,01 por ciento de la red de Bitcoin. En teoría, el sistema de prueba de participación podría lograr más de cuatro millones de veces la eficiencia energética de un sistema de prueba de trabajo, como el de Bitcoin.

No es la única criptomoneda que usa prueba de participación o que toma en consideración su impacto ambiental, pero es fácilmente la más grande.

Pero más allá de su aspecto “amigable” hacia el ambiente, Cardano tiene un factor que lo hace atractivo para sumar inversores. Recientemente se convirtió en una red comunitaria completamente descentralizada, lo que significa que su empresa matriz ya no tiene control sobre su cadena de bloques.

“Es probable que Cardano sea un desafío para Ethereum, ya que no solo se puede usar como moneda, sino que su cadena de bloques también se puede usar para crear contratos inteligentes, protocolos y aplicaciones descentralizadas. Además, es significativamente más escalable que Ethereum”, dijo Nigel Green, director ejecutivo de la firma de asesoría financiera deVere Group.

Una publicación de 2019 especuló cuál podría ser el precio de Ada en el futuro. Pero fueron más allá. En lugar de simplemente compararlo con otras criptomonedas, el potencial de Cardano se comparó con los gigantes tecnológicos globales como Amazon, Facebook y Netflix, y las enormes valoraciones que los acompañan.

“Cardano tiene como objetivo convertirse en una computadora financiera global”, afirmó la publicación. “¿Es eso más de lo que Netflix puede ofrecer? Netflix es un servicio de transmisión… Creemos que Cardano puede tener un impacto mayor. ¿Cardano podría ser mejor que Facebook? Facebook es solo una red social. Cardano está aquí para todas las personas que podrían usar moneda descentralizada y crear servicios descentralizados.

“¿Cuál podría ser el precio de Ada en unos años? Si estás de acuerdo con nuestra comparación de Cardano con empresas tecnológicas, entonces es bastante fácil… Podría ser enorme. Cardano podría tener una capitalización similar a la de los gigantes tecnológicos”.

En el año y medio desde que se escribió esto, Cardano se ha convertido en la cuarta criptomoneda más valiosa del mundo. Pasó de u$s0,04 a u$s2,2 con una capitalización de mercado superior a u$s70.000 millones, 70 veces más que en 2019.

Si bien esto aún puede estar muy lejos de la valoración de u$s200.000 millones de Netflix, lo coloca a la par con el gigante tecnológico chino Baidu, y más que el valor combinado de Dropbox, McAfee antivirus, Slack y LG Electronics.

El mismo año en que se escribió la publicación, Cardano se clasificó como la criptomoneda “más ocupada” por delante de Ethereum, según un informe de la firma de información del mercado Santiment, lo que lo convierte en el proyecto de criptografía más desarrollado de 2019 de más de 1.000 que se consideraron.

Bitcoin ni siquiera llegó al top 20. Es esta utilidad y potencial tecnológico lo que distingue a Cardano de su rival más famoso. Además del libro en línea que realiza un seguimiento de las transacciones, Cardano tiene una segunda capa de cálculo que permite todo, desde contratos inteligentes y aplicaciones descentralizadas, hasta comprar terrenos y votar.

“¿Bitcoin es un competidor? No lo creemos. Bitcoin es otra cosa”, afirmó la publicación de 2019. “Bitcoin mantiene la narrativa de ser oro digital”.

Esta idea de que Bitcoin es más adecuado para ser una reserva digital de valor ha sido adoptada por inversores institucionales durante el último año, que han citado su oferta finita (solo existirán 21 millones de monedas) y su reputación ya establecida de ofrecer un sólido retorno de la inversión.