Image default

Brasil debate ofrecer el cargo senador vitalicio a los ex presidentes para que no vayan presos

Ante los problemas judiciales de Bolsonaro y antes de Lula, hablan de un reforma constitucional para que los ex presidentes ocupen el cargo de “Senador vitalicio” que tendría el apoyo del PT.

Faltan dos meses para las elecciones presidenciales y Brasil suma especulaciones. Lo primero tiene que ver con la posibilidad de que Bolsonaro no reconozca una eventual derrota e impulsa un escenario de inestabilidad y violencia con apoyo militar parecida a la toma del Capitolio de los seguidores de Trump en enero de 2021.

El próximo 7 de septiembre, en el marco del día de la independencia, Bolsonaro encabezará un acto con sus seguidores donde dará indicios de su narrativa y posición de cara a los comicios de octubre. Se espera que insiste con el fraude y lance duras acusaciones contra la Corte Suprema y el Tribunal Electoral. 

Ahora surgen dos hipótesis en torno a lo que podría pasar luego del proceso electoral en caso de un triunfo de Lula. Una plantea que Bolsonaro podría irse del país para evitar un proceso judicial que termine con el actual presidente en la cárcel. 

 Las investigaciones que pesan sobre son por filtración ilegal de datos secretos de la Policía Federal sobre la invasión de un hacker a la corte electoral en 2018 y prevaricato, por no haber realizado una denuncia ante un posible hecho de corrupción del que tuvo conocimiento, vinculado a la compra fraudulenta de vacunas contra el coronavirus. Además, también hay causas contra sus hijos. 

La otra versión que irrumpe con fuerza es que podría realizarse una reforma constitucional para que los ex presidentes cuenten con el privilegio de contar el cargo de “Senador vitalicio”, un figura que se usó en Italia con Berlusconi y en Chile,  en donde Augusto Pinochet falleció con ese cargo. 

Según las fuentes consultadas, esta es una propuesta del Centrão que contaría con el apoyo de Lula y el Partido de los Trabajadores. “Hay que terminar con la judicialización de la política. Hace mal. No es bueno con los ex presidentes estén presos”, dijo alguien que defiende esa iniciativa.

Dentro de bolsonarismo circuló esta idea pero para evitar que Bolsonaro protagonice un mano a mano con Lula del que podría salir derrotado.