Image default

Beatriz Sarlo: “Massa es un elemento de energización del gobierno, no de fortalecimiento político”

La ensayista, crítica literaria e intelectual analizó el momento político del Gobierno tras el desembarco de Massa.

¿La llegada de Sergio Massa al Ejecutivo es un acontecimiento refundacional del gobierno?

Me resisto a pensarlo en términos fundacionales porque lo más probable es que nos conduzca a una equivocación. El gobierno estaba sumamente debilitado y con un presidente inmóvil. Se supone que Massa es un elemento de energización del gobierno, no de fortalecimiento político, pero sí de fortalecimiento del gobierno, de su capacidad de decidir y llevar a cabo sus decisiones, Fernández es muy lento en el proceso de decidir.

¿Quién es Sergio Massa?

Fue alguien que hizo una carrera política de las que uno puede llamar tradicionales y para mi es bienvenida. Es de los que no aspiran a ser presidente, ni gobernador en la primera movida. Sino que hizo una carrera. Primero como intendente de Tigre y luego de una, al parecer, buena intendencia paso a la escena nacional. Es un tipo que tiene ya años en la política. Yo puedo no simpatizar con Massa, pero menos con aquellos que llegan a la política raudamente de cualquier parte. La política tiene sus leyes. Se necesita conocer la ingeniería y eso lo tiene Massa, al margen de que yo no coincida con sus cambios y un oportunismo que lo lleva.

Pensando en esa ingeniería de la que usted habla, me es inevitable referir la convivencia entre un presidente desgastado, una Cristina que parece jugar al margen pero al mismo tiempo se impone en la espesura y un Sergio Massa que es un político pragmático y muy ambicioso. ¿Cómo evalúa esa convivencia?

Con problemas, supongo. Pero yo tampoco quiero dar hipótesis del futuro. Con problemas y un tango. Cristina ha elegido el silencio, lo que le da una ventaja, no le van a poder decir que apoyo lo que salió mal, tampoco lo que eventualmente pueda salir bien. Ella es astuta, es viva. Mientras que Alberto es locuaz, y no sé cómo podrá hacer para manejar su discurso de aquí en más.

¿Y dónde está concentrado el poder? Es singular encontrarnos en un gobierno peronista donde el poder es difuso. Un peronista lo primero que pregunta siempre es ‘¿dónde está el jefe?’ y aquí no se termina de entender…

Bueno, pero el peronismo sigue funcionando como gran aparato político. Ahí tiene a Grabois llamando a un congreso para ver como incide en sus internas. Yo creo que al peronismo no hay que velarlo antes de que prepare el entierro. Es la primera vez que tiene tal nivel de dispersión en sus liderazgos pero tampoco se muere.

En Córdoba y el país nos encontramos con una fuerza muy difusa respecto de Juntos por el Cambio, con palancas que uno no termina de distinguir, cuadros y competencias muy férreas en lo interno, una UCR que brinda parte de lo que hace al territorio y otra que parece comenzar a emanciparse ¿cómo evalúa un Facundo Manes junto a un gobernador peronista como Juan Schiaretti jugando fuera de JxC?

Schiaretti debe estar deseando jugar por fuera de ese encuentro surgido por Morales en Gualeguaychú que es Juntos por el Cambio. Schiaretti que tiene una representación territorial fuerte, experiencia territorial fuerte, no estoy juzgando sus ideas sino un dirigente político con una experiencia territorial y conocimiento muy fuerte, debe estar deseando una independencia de ese espacio de riñas que es JxC. No sé que hace Manes ahí. ¿Se va a mudar de provincia Manes? No sé que hace Manes ahí.

¿Cree en esa alternativa? la de Manes apartándose del radicalismo de Juntos y la representación de Schiaretti con un peronismo distinto al gobernante.

Lo de Schiaretti me parece clarísimo porque es un hombre que a lo largo de su vida ha ido demostrando la capacidad para esas movidas políticas. Lo de Manes, no sé, no sé cuánto puede construir un partido, tiene un hermano que es importante al nivel de una intendencia. Ahora los radicales que andan desesperados de alguien que quede bien en la televisión compran al día siguiente.

Me interesa el factor social. Alguna vez usted contó sobre el fenómeno de los cartoneros a comienzos del 2000. Usted es una observadora y asiste a las protestas sociales ¿qué fenómeno está viendo en la sociedad hoy?

Yo creo que esas manifestaciones sociales son muy valiosas por la voluntad de quienes asisten a ellas, llegan desde los barrios más lejanos con ómnibus alquilados precariamente llevando en sus brazos criaturas, lo mas frecuente es ver mujeres, y los hombres no asisten porque se quedan esperando una changa, quizás algún obrero se cae de un andamio y pueden trabajar.

Imagina un Mauricio Macri disputando con Cristina Kirchner en 2023?

Es un escenario donde uno debería irse a Uruguay para no votar en blanco.

Es de lo que se habla, si va Mauricio Macri, en ese caso estaría dispuesta a ir Cristina Kirchner.

Bueno, sí. Que vayan. Yo no quisiera volver a ver a Cristina Kirchner ni a Macri gobernando el país.

¿Cuál es el rol de Córdoba en el tablero político, cuál cree que es, con más de 20 años de gobierno peronista distinto al nacional?

Es sin duda una provincia que vista desde afuera, que se caracteriza por tener una mejor y más coherente organización política tanto en el peronismo como en el radicalismo. Es una provincia que tiene una producción, además, que no está en crisis, como la automotriz, es decir, Córdoba es una provincia que se mantiene en este país donde la decadencia de muchos distritos federales es inevitable, Córdoba se mantiene y por lo tanto el orgullo de sus dirigentes es inevitable. 

Por Martín San Pedro – LPO