Image default

“Autotest” de Covid: cómo se usa, quién se lo puede hacer y cuál es su efectividad

Aún no están a la venta, pero se espera que en las próximas semanas sean autorizados. Cómo se utilizan.

Las colas para hisoparse parecen cada vez más largas en los centros de salud y, al menos por ahora, no hay un pronóstico cercano de que vayan a bajar los casos de coronavirus en la Argentina durante los próximos días. Por eso mismo, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, pidió públicamente a la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) que aprueben para poner a la venta los autotest de Covid-19, con el objetivo de que los centros de testeo se liberen aunque sea un poco.

“Es muy importante, no es la solución de la pandemia, pero es un instrumento más. Hay que seguir ampliando la oferta de la capacidad de testeo”, dijo sobre los hisopados, a los cuales calificó como “una herramienta importante en la gestión de la pandemia”.

Si bien es cierto que hace días se viene hablando sobre estos autotests, y las dudas que genera su aprobación, lo cierto es que son pocos los que saben cómo deben hacerse los hisopados y el uso que hay que darle. Para evacuar algunos interrogantes, BigBang se comunicó con la médica Infectóloga Leda Guzzi, quien aclaró algunas cuestiones sobre estos tests que aún en nuestro país no están a la venta, pero que próximamente podrían estarlo.

“Nadie sabe demasiado sobre el tema. En general, se hacen con hisopos nasales que se puede hacer como autotest, están preparados para eso con un hisopado nasal. No me consta que haya un kit para saliva, y más detalles no sé porque aún no están aprobados. Lo que se sabe es que son test de antígenos, o sea que tienen una sensibilidad alta, pero no es la máxima sensibilidad que sí tiene las pruebas de PCR”, comentó la especialista, también miembro de la Sociedad Argentina de Infectología.

Respecto a quiénes y cuándo se debe acudir a estos autotests, la médica aclaró que el momento en que son más efectivos es cuando se somete a una prueba la persona que manifiesta síntomas entre su segundo y quinto día con malestares. “Esa es la máxima utilidad de estos tests, con un mayor riesgo de falsos negativos por fuera de esas circunstancias”, mencionó.

Por otro lado, Guzzi planteó la duda respecto a cómo se van a notificar los casos positivos, algo que resulta de mucha importancia. “El gran tema también es cómo se va a trazar eso, cómo se va a notificar, porque el Ministerio de Salud se tiene que enterar de los tests que se hacen y de los resultados tanto positivos como negativos para llevar casuística, esa es la cuestión. Creo que es una herramienta más que ayuda, que puede resolver una serie de situaciones en empresas, en lugares donde hay reunión de muchas personas, también a veces en el seno del hogar, pero tiene ciertas cosas que son importante conocer, y también se tiene que ajustar todo esto de la notificación”, opinó.

Además, la especialista miembro de la International AIDS Society, comentó que una vez que se aprueben y salgan a la venta, los autotests se va a usar con finalidades múltiples, tanto en escenarios de personas con síntomas, como con aquellos que no manifiesten malestar.

“Se pueden utilizar como política quizás de testeo para ingresos a, por ejemplo, universidades o trabajos, puede llegar a tener esa finalidad, pero lo que hay que saber es que el test tiene su punto débil en las personas asintomáticas. No es que sí o sí va a fallar, pero tiene una menor sensibilidad en personas asintomáticas. Por lo tanto, mi recomendación para alguien que estuvo en contacto con un positivo, sería que si se testeó y dio negativo, es buenísimo, pero tiene que seguir aislado durante los cinco días que corresponde”, cerró.

Por Agustina Acciardi – BBN