Image default

António Guterres: “Es inmoral que las compañías petroleras y de gas obtengan beneficios récord de esta crisis energética”

La ONU reclamó especialmente a los países desarrollados medidas inmediatas de ahorro energético, entre ellas un uso limitado del aire acondicionado y la calefacción, así como en el transporte. Por su parte, arremetió contra diversas petroleras que se han lucrado durante la crisis energética exacerbada por la guerra en Ucrania. 

António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, denunció lo que considera una “grotesca avaricia” de las empresas petroleras y gasísticas y de sus financiadores, e instó a los Gobiernos de todo el mundo a “gravar estos beneficios excesivos” para apoyar a los más vulnerables.

“Es inmoral que las compañías petroleras y de gas obtengan beneficios récord de esta crisis energética a costa de las personas y comunidades más pobres, con un coste enorme para el clima”, comentó Guterres a los periodistas.

Recientemente se conoció que las dos mayores petroleras estadounidenses, Exxon Mobil Corp y Chevron Corp, la británica Shell y la francesa Total Energies ganaron en conjunto casi 51.000 millones de dólares en el último trimestre, casi el doble de lo que el grupo ingresó en el periodo del año anterior.

“Insto a todos los Gobiernos a gravar estos beneficios excesivos y a utilizar los fondos para apoyar a las personas más vulnerables en estos tiempos difíciles”, comentó Guterres, quien pidió “a la gente de todo el mundo a que envíe un mensaje claro a la industria de los combustibles fósiles y a sus financiadores: que esta grotesca codicia está castigando a las personas más pobres y vulnerables, al tiempo que destruye nuestra única casa común”.

Medidas para luchar contra el “despilfarro energético”

El organismo presentó un informe en el que propone una serie de medidas a corto, medio y largo plazo, que arrancan por un llamamiento al ahorro energético.

“Conservar energía, promover el transporte público y las soluciones basadas en la naturaleza son esenciales”, dijo Guterres, al mostrar las propuestas para responder a la actual “crisis energética”, desatada en buena medida por la invasión rusa de Ucrania.

La ONU aplaudió las medidas inmediatas que se están aprobando o discutiendo en muchos países y sugirió el aislamiento de edificios o instalar sistemas más eficientes para calentar viviendas. Aseguró que la calefacción supuso en 2021 el 50 % del consumo final de energía a nivel global, para citar el impacto de estas medidas.

En el transporte propone una reducción de los límites de velocidad, incentivos para el uso de transporte público y vehículos compartidos, así como limitar los viajes de negocios y apostar por las energías renovables, mejores interconexiones eléctricas y medidas con visión para impulsar una economía verde y reducir el despilfarro energético.