Image default

Alberto Fernández sufrió una gastritis erosiva con síntomas de sangrado

El segundo parte médico señala que el Presidente “recibió el tratamiento adecuado” y que reanudará sus actividades con la entrevista con Xi Jinping.


El Presidente Alberto Fernández sufre una “gastritis erosiva con signos de sangrado”, pero la unidad médica presidencial anunció que el mandatario retomará la agenda oficial del G 20 en la isla de Bali con la bilateral que tenía planificada con el presidente chino Xi Jinping“Fue un episodio complicado. Sangró mucho y eso le provocó la descompensación”, explicaron miembros de la comitiva. 

Fernández fue atendido en el hospital general Sanglah, en Balli. Hasta allí lo acompañaron funcionarios argentinos y el ministro de salud de Indonesia, Budi Gunadi Sadikin. En el hospital le hicieron estudios y le dieron suero. “Va a retomar con cuidado algunas actividades”, dicen desde el Gobierno.

El mandatario fue evaluado médicamente luego de tener que suspender su discurso inicial en el G 20 por un episodio de hipotensión. Se le diagnosticó una “gastritis erosiva con signos de sangrado”. Según confirmó la unidad médica presidencial en un parte, el mandatario ya recibió el tratamiento médico adecuado “encontrándose en buen estado de salud y reanudando sus actividades con control médico”. La agenda se retomará esta misma tarde con la bilateral que tenía planificada con Xi Jinping a las 17.30 (horario local).

Según informó el doctor del Presidente, Federico Saavedra, cuatro horas después del primer parte de esta mañana, ellos “mantendrán informada a la opinión pública de la evolución médica del Señor Presidente de la Nación”. 

Las actividades oficiales que el mandatario tenía agendadas en la isla de Bali hasta el momento fueron cubiertas por el canciller, Santiago Cafiero. Él dio el discurso en la primera sesión del G20 denominado “seguridad alimentaria y energética” y el de la segunda dedicado a Salud. El ministro de Relaciones Exteriores también participó del almuerzo de líderes. 

Por Melisa Molina-Página/12