Chubut Para Todos

A los 89 años, falleció el empresario Gregorio Pérez Companc

Era dueño de una de las fortunas más grandes de Argentina, según el ranking Forbes. Se retiró en 2009 traspasándole el holding a sus 7 hijos.

Gregorio Pérez Companc, reconocido empresario y dueño de una de las cinco fortunas más grandes de la Argentina, falleció a los 89 años. En el último ranking de la revista Forbes, el magnate se ocupó el puesto 782 de los hombres más ricos del mundo con 4.100 millones de dólares.

Actualmente, el grupo familiar se destaca por ser dueño de la alimentaria Molinos Río de la Plata y la empresa de energía Pecom.

Nació en Buenos Aires, el 12 de octubre de 1934, pero fue anotado recién el 23 de agosto de 1945 con el nombre de Jorge Gregorio Bazán López, hijo legítimo de Benito Bazán y Juana Emiliana López, un matrimonio muy humilde, que decidieron darlo en adopción cuando tenía la edad de 11 años.

En 1946, fue adoptado Margarita Companc de Pérez Acuña, quien le dio su apellido. Rápidamente fue incorporado en el seno familiar por sus hermanastros Jorge Joaquín, Carlos y Alicia. Antes de morir, su madre adoptiva les hizo jurar a sus tres hijos naturales que a él le correspondería los mismos derechos que a ellos. Sin embargo, los tres fallecerían sin dejar descendientes lo que provocó que Gregorio terminara al frente del grupo familiar.

Camino empresarial

Sus primeros pasos en el camino empresarial comenzaron en 1966 en YPF. Cuatro años más tarde, “Goyo” se incorporó al negocio familiar, primero como Superintendente de Operaciones de Campo en la zona de Neuquén para ascender y luego como Gerente de Operaciones Petroleras. Tras la muerte de su hermano adoptivo Carlos, inició un proceso de expansión de las inversiones familiares.

En los años ´70, la familia Pérez Companc ya contaba con la Naviera Pérez Companc, fundada en 1946, la Petrolera Pérez Companc (PeCom) en 1958 y el Banco Río de la Plata en 1968. También tenía negocios en la industria forestal y agropecuaria. Con el correr de los año el grupo se fue diversificando aún más y se enfocó en diferentes nichos dentro de los sectores en los que ya operaba. De este modo, a fines de los años 90 el grupo había adquirido una de las bodegas más emblemáticas del país, Nieto Senetiner y las empresas alimentarias Molinos Río de la Plata y La Paulina.

Además, fundó Munchi’s, empresa de mediana envergadura dedicada a la producción láctea con vacas Jersey y cadena de heladerías, proyecto ideado en conjunto con Sundblad Beccar Varela. Los helados la impulsaron a concretar otra idea en la que, con la supervisión de su hijo Jorge, invirtió 3 años y 70 millones de dólares: Temaikèn, un parque de 34 hectáreas sobre la ruta 25 en Escobar.

En 1999 vendió su participación en Telecom.

A causa de la crisis del 2001, Pérez Companc se vio obligado a tomar la decisión de vender la petrolera. La operación se concretó en septiembre de 2002, a manos de la brasileña estatal Petrobras que desembolsó más de 1.100 millones de dólares

A partir de ese momento, el grupo se reconfiguró y se focalizó en la actividad agropecuaria y de producción de alimentos aunque más tarde, ya con sus herederos al frente de la gestión cotidiana de los negocios, los Pérez Companc volverían al negocio petrolero.

El el 17 de diciembre de 2009, el empresario envió un comunicado a la Bolsa de Comercio anunciando su retiro de los negocios, que cedió a sus hijos Jorge, Luis, Pablo, Rosario, Pilar, Cecilia y Catalina a través de una reorganización de sus empresas bajo el paraguas de una nueva sociedad creada en Delaware, Estados Unidos, bajo el nombre Santa Margarita.

Nueva reorganización patrimonio del Grupo Pérez Companc

A finales del mes pasado, la familia Pérez Companc informó ante la Comisión Nacional de Valores los cambios realizados en su patrimonio, En el comunicado se anunció que Luis, Rosario y Pilar Pérez Companc les compraron a sus hermanos Jorge, Cecilia y Catalina las acciones que tenían en Molinos Río de la Plata, Molinos Agro y Pecom, tres de las principales empresas del grupo. 

La operación, que tuvo sólo una parte del monto total oficializada, fue valuada por fuentes del mercado financiero en unos US$ 650 millones.